Ford Almussafes acuerda con UGT un nuevo ERTE de 15 días en el primer trimestre para 4.764 trabajadores

Planta de Ford en Almussafes

Planta de Ford en Almussafes

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La dirección de la factoría de Ford en Almussafes (Valencia) ha pactado este lunes con UGT, sindicato mayoritario en la fábrica, un nuevo Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para las plantas de vehículos y departamentos auxiliares de 15 días laborales de parada completa en este primer trimestre, una semana por mes, que afectará a 4.764 trabajadores, según han informado a Europa Press fuentes sindicales.

En concreto, los días de parada que contempla el nuevo ERTE serán el 24, 28 y 31 de enero, el 4, 7, 11, 14, 21 y 25 de febrero y el 4, 14, 15, 16, 17 y 31 de marzo y las condiciones continúan siendo «las mismas que las anteriores». La empresa ha planteado este nuevo ERTE por causas productivas derivadas de la falta de chips semiconductores y la inestabilidad producida en relación a los componentes en el sector del automóvil.

La dirección había citado a los sindicatos a una nueva reunión este lunes para intentar llegar a un acuerdo, que finalmente solo ha suscrito UGT, sobre las condiciones planteadas en este nuevo ERTE. Asimismo, también se había convocado una reunión de la Comisión Negociadora del acuerdo por la electrificación.

Al respecto, desde UGT han valorado que han sido «los únicos» que han firmado el acuerdo, han destacado que este «protege los intereses de los trabajadores» de Ford en Almussafes y han lamentado que el resto de las organizaciones sindicales «dicen que sí que entienden todo pero no llegan a acuerdos».

En este sentido, han comentado que la empresa insistía en que el acuerdo que proponían está «fuera de mercado», puesto que es «el 80% del salario real diario más complementos al 100% y, en muchos casos, casi un 95% de salario de los trabajadores que están en el ERTE».

En todo caso, una vez «salvado este escollo», desde UGT han instado a «centrarse» en la negociación sobre el futuro de la factoría, debido a que es «la más complicada y atípica» que se ha vivido «en la historia» de la fábrica.

Por su parte, desde STM, su portavoz, Paco González, ha considerado que el ERTE «cronifica una situación que perpetúa una falta de salarios, un daño económico e inestabildiad» a una plantilla que «tantos beneficios ha conseguido» para la factoría de Almussafes.

STM, que no ha firmado el acuerdo, ha avisado de que «en cualquier momento» se va a modificar el ERTE porque «no está claro cuándo habrán problemas con los chips». Ante este escenario, González ha señalado que han hecho un «esfuerzo» por «entender» la situación, pero ha incidido en que el problema «existe».

Por ello, ha propuesto «otras fórmulas» que, a juicio del sindicato, pueden «mejorar la vida» de la plantilla, entre ellas la reducción de las cargas de trabajo en las cadenas, puesto que las anteriores «eran menores» y ahora «van a tope», e impartir más cursos de formación a los trabajadores que lo necesiten.

La factoría valenciana tenía en vigor otro ERTE desde el pasado 30 de septiembre hasta finales de 2021. En la última comisión negociadora, antes de Navidad, se anunció el nuevo expediente temporal y se aprobó el calendario laboral de 2022, mientras la empresa volvió a mostrar su intención de revisar los salarios a la baja.