Felipe González denuncia que el Gobierno construya un «proyecto de futuro» con ERC y Bildu

El expresidente Felipe González durante la presentación del informe 'Jóvenes, Internet y democracia', un evento organizado por la Fundación Manuel Giménez Abad y la Fundación Felipe González, en el Palacio de La Aljafería de Zaragoza/ Aragón (Es
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El expresidente del Gobierno Felipe González ha avisado este jueves al Ejecutivo de Pedro Sánchez de que no se puede construir un «proyecto de futuro» en España como «Estado nación» con partidos como ERC y Bildu, partidarios de que «se desguace» el país «con supuestos derechos autodestructivos de autodeterminaciones». Además, ha reivindicado su derecho a seguir dando su opinión, y ha avisado de que no va a consentir que nadie le mande callar.

«Para mí no son interlocutores válidos», ha afirmando en una entrevista en Onda Cero, recogida por Europa Press, en la que ha criticado el acuerdo sellado entre el Gobierno y ERC para los Presupuestos, y el apoyo que Bildu ya ha anunciado que va a prestar.

Según González, estos dos partidos quieren «acabar con España» y, por ello, no se les debe tener en cuenta a la hora de construir un horizonte a medio y largo plazo, sino que se debería apostar por alianzas con el PP y Ciudadanos, como está ocurriendo, a su juicio, en Europa.

«No es progresista querer romper España o dividirla. Es tanto como dividir a los españoles», ha afirmado, al tiempo que ha confesado que a veces tiene «un sentimiento de orfandad» con la actual dirección del PSOE. «Ahora hay cosas que no entiendo y que creo que nos pasan a muchos y por eso esa no compresión y que a veces te preocupe e inquiete o ese sentimiento de orfandad representativa», ha ahondado.

Además, ha criticado que, a su parecer, cada vez haya menos debate interno en el PSOE y el resto de formaciones, pero ha asegurado que él va a seguir dando su opinión. «No voy a consentir nunca que nadie me mande callar», ha avisado, al ser preguntado por la respuesta de la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, a las críticas de dirigentes históricos del partido, afirmando que ahora es el tiempo de su generación.