¿Falta de camas en los hospitales de Madrid? El 15% de las instaladas están cerradas

Camas aparcadas en el parking del Hospital de Móstoles
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las quejas esperando a una cama forman parte ya de un hospital. Sin embargo, al malestar del paciente (y del profesional soportando los reproches) hay que añadirle un componente: los centros tienen camas completamente cerradas. No es solo cosa del verano. O al menos así se aprecia en el promedio anual.

En concreto, los hospitales madrileños tuvieron en 2018, según los datos oficiales, un 15% de sus camas sin utilizar. Si la sanidad en Madrid cuenta con 14.334 camas instaladas, realmente funcionando son 12.246. El Hospital Gregorio Marañón es ejemplo de ello al haber tenido a lo largo del año pasado un promedio de 207 camas sin utilizar.

En los últimos años, la Comunidad de Madrid, a la hora de evaluar la Memoria del SERMAS, ha ido añadiendo el concepto de “camas funcionantes”. Es el que de verdad influye en el día a día. La propia Consejería de Sanidad lo define de la siguiente mantera: “Es el promedio de camas realmente en servicio durante el mes, hayan estado o no ocupadas durante el periodo”.

Siguen los recortes: los hospitales públicos continuaron perdiendo camas con Cifuentes y Garrido

Leer más

Carlos Castaño, presidente de AFEM, encuentra una explicación a que haya una diferencia entre las camas que tiene un hospital y las que realmente funcionan: “Cada cama tiene un coste en personal”. De los 32 hospitales que hay en Madrid –independientemente de quién lo gestione- todos cuentan con camas paradas.

En los grandes hospitales, sin ir más lejos, esto sucede también con el 15% de las camas. El Hospital 12 de Octubre con 133 camas sin utilizar, el Hospital Clínico San Carlos con 155, la Fundación Jiménez Díaz con 157, el Gregorio Marañón con las 207 mencionadas, La Paz con 167, La Princesa con 116 y el Puerta del Hierro con 96 suman en total 1.110 unidades aparcadas.

“La falta de camas obliga a acelerar altas precipitadas”

Quizá la cifra de camas no parezca relevante, pero a la hora de convivir en un hospital es pieza clave. “La falta de camas se relaciona con todo. Es una medida de presión para dar altas cuando se necesitan camas tanto en las crisis invernales como en temporadas de presión para disminuir lista de espera”, asevera Castaño, en conversación con EL BOLETÍN.

En este sentido, el presidente de AFEM lamenta que esta ausencia de mobiliario “obliga al profesional a acelerar altas precipitadas que, en otras circunstancias de menor presión por mayor número de camas o menor demanda, no se darían”.

Año tras año sucede el mismo patrón: la sanidad en Madrid tiene cada vez menos camas operativas. En 2015 (primera vez que se calculan las camas funcionantes) había 12.577, un año después 12.389, en 2017 ya se bajaba a 12.363 y ahora hay las 12.246. Por su parte, de 2015 a 2018 se ha pasado de tener instaladas 15.035 camas a las 14.334 de la actualidad.

¿Cuántas camas tuvieron el resto de hospitales sin utilizar en 2018?

El Hospital de El Escorial tuvo 17 camas inutilizadas; el del Henares 18; el Infanta Cristina 35; el Infanta Elena 21; el del Sureste 1; el del Tajo 11; el Gómez Ulla 94; el de Fuenlabrada 87, el de Alcorcón 3; el Infanta Leonor 23; el Infanta Sofía 83, el de Móstoles 83; el Príncipe de Asturias 100; el Rey Juan Carlos 8; el Severo Ochoa 50; el de Torrejón 49; el de Villalba 8; el Lafora 24; el José Germain 24; el Niño Jesús 22; el Santa Cristina 65; el de Guadarrama 24; el de la Fuenfría 22; el Virgen de la Poveda 25; y el de la Cruz Roja 25.