Extremadura y Baleares, la cara y la cruz del desplome de la economía española en 2020

gruas obra ladrillo construccion inmobiliaria
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El diferente impacto de la crisis económica durante 2020 respondió más al peso del turismo y a las restricciones de la movilidad que a la incidencia misma de la pandemia, de acuerdo con un estudio del Banco de España que analiza la caída del producto interior bruto (PIB) a nivel provincial en España. Los resultados muestran un hundimiento de la actividad especialmente relevante en Baleares y Canarias, mientras que por el contrario el impacto en Extremadura fue muy inferior a la media nacional.

“La crisis sanitaria del covid-19 está teniendo un impacto económico sin precedentes en una amplia mayoría de economías”. El PIB español registró una caída del 11% en 2020, una de las más acusadas entre los países desarrollados, y muy por encima del 3,5% de contracción del conjunto de la economía mundial. Sin embargo, si se mira a escala provincial se detecta una “heterogeneidad regional” en la evolución de la actividad, destacan los autores el artículo, que analizan la evolución provincial del PIB a lo largo de 2020 en base a la información sobre afiliación efectiva a la Seguridad Social a nivel provincial y la evolución del PIB a escala nacional de acuerdo con la CNTR.

“Las estimaciones del PIB provincial para el conjunto del año 2020 muestran la disparidad en el impacto de la crisis”, señalan los autores del Banco de España. “Solo diez provincias habrían registrado caídas de la actividad mayores que la media nacional (11%), pero su peso en el PIB total de España es aproximadamente de un 33%”.

En concreto, entre los retrocesos más acusados en el conjunto del año destacan los de Baleares (–27%) y las provincias canarias de Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife (–21% y –19%). Les siguen los de Málaga, Gerona y Alicante. “Estas seis provincias se caracterizan por que el peso del sector turístico -sobre todo el ligado a la demanda extranjera- en la actividad provincial es especialmente alto (dicho peso se mide como el cociente entre los viajeros recibidos y la población)”, explica el informe.

Por el contrario, “las provincias con descensos más moderados habrían sido Extremadura (con caídas del –5,3% tanto en Cáceres como en Badajoz) y Castilla-La Mancha, además de Zamora y Teruel”. Los autores explican que “el denominador común que presentan todas estas provincias es una menor exposición al turismo y un mayor peso de los sectores menos afectados por el Covid-19, como la agricultura y el sector público”.

“Las provincias que experimentaron una mayor caída de la actividad en 2020 fueron las que también registraron un descenso más pronunciado de la movilidad, que tienen un mayor peso del turismo (sobre todo extranjero) y del empleo temporal, y una menor proporción de empleados del sector público”, destaca el Banco de España. En ese sentido, “una vez controlados estos efectos de comportamiento y estructura económica, el peso de las pymes y de la población rural y el exceso de mortalidad no son estadísticamente significativos”.

“Por consiguiente, se puede interpretar que el diferente impacto de la pandemia en 2020 ha respondido más a diferencias en la especialización sectorial y a cambios en las decisiones de movilidad de las personas (ya sea voluntarios o impuestos por las restricciones) que a la diferente incidencia de la enfermedad”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA