Excepción Ibérica: España y Portugal podrán tomar medidas excepcionales para frenar los precios de la energía

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Autor: Pool Moncloa/Fernando Calvo

Tras una tensa reunión del Consejo Europeo que se ha prolongado durante más de nueve horas y media, el borrador finalmente incluye uno de los caballos de batalla del Gobierno de Pedro Sánchez, la denominada ‘excepción ibérica’. Es decir, la capacidad de los ejecutivos español y portugués de tomar medidas excepcionales para frenar las facturas de la energía de familias y empresas.

La presidenta de la Comisión Europea, Úrsula Von der Leyen, ha explicado en rueda de prensa que la península ibérica tiene una “situación especial” con un mix energético con “alta carga de renovables”, pero con pocas interconexiones energéticas, “y por eso hemos acordado un tratamiento especial”, para que España y Portugal “puedan lidiar con esta situación y gestionar precios”.

Así, el texto final acordado incluye la denominada excepción ibérica, que permitirá medidas para reducir los costes de la energía, si bien deberán ser temporales y no afectar a la competencia. “Se tendrá en cuenta el carácter temporal de las medidas y el nivel de interconectividad eléctrica con el mercado único de la electricidad”, apunta.

Además, la Comisión Europea presentará opciones de mecanismos para desacoplar el mercado de gas y electricidad el próximo mayo, ha indicado Von der Leyen, una propuesta que busca evitar el efecto contagio de los elevados precios del gas en el mercado al mercado mayorista de la electricidad y al precio de la luz.

Sánchez valora que el acuerdo es “muy beneficioso para la península ibérica”

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ha comparecido junto con su homólogo António Costa, se ha felicitado de un acuerdo “muy beneficioso para la península ibérica” tras el “trabajo intenso” llevado a cabo en los últimos días. Finalmente, “podremos poner en marcha medidas excepcionales y acotadas en el tiempo” para reducir la factura de la electricidad a empresas y familias, ha valorado.

Las medidas que se adopten deberán ser presentadas a la Comisión Europea para que dé su aprobación. El presidente ha defendido que “no distorsionan el mercado europeo”, al tiempo que “nos van a permitir rebajar precios de energía”.

“No había una única solución, una fácil solución” al problema, ha explicado Sánchez, porque existen “diferentes realidades energéticas” en los estados miembro, “pero es evidente que hay que bajar los precios de la electricidad”.

“Portugal y España han estado liderando el debate desde el principio”, ha recordado también el presidente español, que cree que “podemos salir satisfechos con los resultados de esta reunión”. “No podemos decir que salimos extraordinariamente contentos debido a cuáles son los orígenes de esta crisis, que es una guerra, pero podemos salir satisfechos trasladando un mensaje de unidad”, ha concluido.

La reunión del Consejo Europeo ha vuelto a mostrar las tensiones entre los países del norte y del sur del continente, con negociaciones que se han extendido durante más de nueve horas: por un lado se situó la postura defendida por España, que contó con el apoyo de Portugal, Italia, Grecia o Bélgica, a favor de intervenir el mercado y fijar un límite al precio de la energía; y por el otro los países contrarios a medidas de este tipo, liderados por Alemania y Países Bajos.