Europa quiere reforzar la lucha contra la desinformación en las plataformas digitales

Fake news
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Comisión Europea sigue empeñada en su lucha contra la desinformación en las grandes plataformas digitales. Los comisarios Vera Jourová, de Justicia, y Thierry Breton, de Mercado Interior, presentaron hoy una propuesta para reforzar el actual Código de Buenas Prácticas – puesto en marcha en 2018 y que no se cumple- para que entre en vigor este mismo año. La idea es obligar a que las plataformas se preocupen de discernir lo que es verdad de lo que no lo es “permitiendo siempre la libertad de expresión” según Jourová. La idea final es que los difusores de información se atengan a las mismas reglas que los medios tradicionales. El Código pretende disponer más información sobre los algoritmos.

Aunque la Comisión reconoce que la mentira es tan vieja como el origen de la humanidad “queremos evitar su difusión a gran escala porque puede ser peligrosa como ocurre con los anti-vacunas por ejemplo” aseguró Jourová. El Código puesto en marcha por la Comisión anterior, presidida por Jean Claude Juncker, solo fue aceptada y firmada por cinco grandes corporaciones “y ninguna lo ha cumplido en su totalidad” según Breton por lo que se ha decidido actuar de nuevo para reforzar “los puntos flacos y las lagunas de la misma”.

“No se trata de censura, hay que respetar la libertad de opinión, tampoco afecta a los delitos que se cometen en red como los de terrorismo o pornografía infantil que están regulados por ley, queremos actuar en el terreno de la verdad, en que no se difundan mentiras cuando los hechos son comprobables” añadió Jourová. Y para eso van a obligar a las plataformas “grandes y pequeñas” a que vigilen lo que difunden. “Y por supuesto que no agreguen publicidad a hechos inciertos con los que se lucran quienes los difunden” subrayó Breton.

EVITAR LOS BOTS

Las nuevas medidas implicarán abordar una nueva relación con las empresas digitales. Se quiere que en campañas electorales tengan las mismas exigencias que los medios tradicionales. También que las plataformas puedan ser auditadas para conocer como aplican sus algoritmos; evitar los bots y las cuentas que solo amplían determinadas informaciones a menudo falsas; y desenmascarar las técnicas manipulatorias. Una propuesta pedagógica para que los jóvenes puedan descifrar lo que es cierto de lo que no lo es y finalmente luchar contra los ataques desestabilizadores de terceros (con frecuencia se acusa a Rusia y China de utilizar estos métodos) lo que está relacionado con la ciberseguridad.

Los dos comisarios son conscientes de las dificultades que entraña el reto pero consideran que ha llegado la hora de abordar un problema que cada vez es más acuciante y que afecta a millones de ciudadanos europeos. “Hemos ido por delante estos años y queremos seguir yendo” concluyó Breton. El reto es que las plataformas digitales estén dispuestas a aceptar esta reglamentación que aun tiene que pasar por el Parlamento Europeo y el Consejo. Pero está claro que Bruselas sigue en su lucha contra la creciente divulgación de hechos falsos.