España dice adiós a las mascarillas: estas son las excepciones al fin de la obligatoriedad

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, en una foto de archivo. (Foto: Pool Moncloa/Borja Puig de la Bellacasa)

España se despide de las mascarillas. El Gobierno, en la reunión del Consejo de Ministros, ha aprobado el decreto que elimina la obligación de usarlas en interiores, que entrará en vigor este miércoles. Eso sí, todavía habrá que llevarla en algunos casos, según ha detallado la ministra de Sanidad, Carolina Darias.

A partir del 20 de abril no será obligatoria la mascarilla en espacios interiores, con carácter general, excepto en determinados contextos. Entre las excepciones, ha apuntado Darias, están los centros, servicios y establecimientos sanitarios, así como los sociosanitarios. Es decir, se tendrá que seguir llevando en hospitales, centros de salud, centros de transfusión de sangre o farmacias, salvo para personas ingresadas que se encuentren en sus habitaciones.

Respecto a los centros de mayores, los residentes estarán libres de las mascarillas, pero no los trabajadores y las visitas.

También continuará siendo obligatoria en aviones, trenes y autobuses y en todos los transportes públicos, menos en andenes y estaciones de viajeros, y en los barcos cuando no haya una distancia de seguridad de 1,5 metros.

Por su parte, en el entorno laboral, y de manera general, no resultará preceptivo su uso. Sin embargo, la última palabra la tendrán los responsables de riesgos laborales de las empresas. Asimismo, ha remarcado que en el ámbito escolar no se impondrá en ningún caso.

Dicho esto, la ministra ha asegurado que, aunque ya no sean obligatorias en interiores, se recomienda su uso responsable para la población vulnerable, como son las personas mayores o las embarazadas, así como en eventos multitudinarios.