“Es suicida”: los sindicatos trasladan a Casado su rechazo a una bajada de impuestos

Pablo Casado, José María Álvarez y Unai Sordo
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El líder del PP, Pablo Casado, y los secretarios generales de UGT y CCOO, José María Álvarez y Unai Sordo, respectivamente, se reunieron este lunes en Génova en un encuentro en el que estos últimos pidieron al popular que rebaje el tono. Asimismo, los responsables sindicales trasladaron a Casado su rechazo a una bajada generalizada de los impuestos, tal y como está defendiendo su partido.

“España necesita bajar el nivel de crispación en el que vive la política del país”, defendió Sordo ante el presidente del Partido Popular. Y es que, según explicó el representante de CCOO tras esta reunión, el país “necesita a un PP en otras posiciones”. En concreto, remarcó que “vamos a necesitar de determinados consensos básicos en materia de pensiones o de formación profesional” y esta formación es clave en este sentido.

Tanto Sordo como Álvarez dejaron claro al popular que no comparten la “dinámica de bajada de impuestos” en la que está el PP. “Nosotros pensamos que España tiene que reducir la diferencia de contribución fiscal con Europa y, por tanto, es suicida ir a una bajada generalizada de impuestos”, aseguró el líder de Comisiones, que insistió al popular que su intención pasa por la derogación de la reforma laboral y de las pensiones del PP.

“Para mejorar la calidad del empleo hay que derogar esas reformas”, remarcó Sordo, que destacó que para ello no le pedirán a los populares su apoyo, pero sí que “se incorpore a las negociaciones” en materia de pensiones, formación profesional o cambio de modelo productivo.

Para los sindicatos fue destacable el apoyo de Casado a la subida del salario mínimo hasta los 950 euros. Y es que, según Génova, el líder del PP transmitió a los representantes sindicales su respaldo a cualquier acuerdo que se consiga a través del diálogo como el que se ha cerrado para subir el SMI. No obstante, abogó por hacer reformas para que “la economía crezca, aumente el empleo y se incrementen así los salarios, no que lo hagan de forma artificial”.

Además, recordó que la actual reforma laboral “ha permitido crear más de dos millones de puestos de trabajo en nuestro país y dinamizar la economía en un momento de crisis que supuso una fuerte destrucción de empleo con miles de familias en el paro”, tal y como recoge en una nota el PP.