Energía prorroga hasta octubre el plazo para la renovación del bono social

Bombilla
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los consumidores vulnerables tendrán seis meses más para poder renovar el bono social. El Ministerio de Energía ha anunciado que prorrogará hasta octubre el plazo para que aquellos que actualmente estén acogidos a estas ayudas para el pago del recibo de la luz puedan solicitar su inclusión en el nuevo bono social. La fecha tope prevista anteriormente el próximo 10 de abril.

“Con esta prórroga de seis meses, los consumidores que actualmente estén acogidos al anterior bono social seguirán disfrutando hasta octubre de un descuento en sus facturas, pudiendo acogerse al nuevo bono social según su nivel de renta y circunstancias personales”, explica el departamento que dirige Álvaro Nadal en un comunicado.

Previamente, Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea y Esquerra Republicana habían exigido al Gobierno una prórroga del bono social por el temor de que muchos beneficiarios quedaran desprotegidos por no solicitar su renovación antes del plazo fijado.

Según apuntaban esta semana varios medios, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) también tenía la intención de pedir una prórroga a Energía, ante el escaso número de consumidores habían solicitado los trámites de renovación: unos 350.000 de 2,4 millones de consumidores.

Como recuerda el Ministerio en la nota, para acogerse al nuevo bono social los consumidores deben presentar una solicitud ante su actual empresa comercializadora, pudiendo hacerse por teléfono, fax, correo postal, correo electrónico, en la web de la propia empresa comercializadora o en sus oficina. No es necesario presentar la declaración de la renta, al poderse verificar la información a través de una aplicación informática de la Agencia Tributaria.

Pueden acogerse a estas ayudas los consumidores considerados como vulnerables, aquellos cuya renta anual de la unidad familiar sea inferior a unos determinados umbrales, que varían en función del tamaño del hogar. Tendrán un descuento en la factura del 25%.

El umbral se incrementará para el caso de personas con discapacidad, para víctimas de violencia de género o de terrorismo, mientras que los hogares formados por pensionistas con pensiones mínimas y todas las familias numerosas también serán considerados consumidores vulnerables.

Además, el descuento se amplía hasta el 40% para los consumidores vulnerables severos, que serán aquellos cuya renta familiar sea inferior a la mitad de los umbrales establecidos para los consumidores vulnerables.