En las plataformas digitales también hay brecha de género: los hombres ganan un 7% más

Uber
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Ante las críticas a su modelo laboral, uno de los argumentos defendidos por las plataformas digitales como Uber o Deliveroo es que favorecen la igualdad de género gracias a su flexibilidad horaria y a su papel como intermediarias de un servicio. Sin embargo, un estudio de la Universidad de Stanford descarta que la denominada ‘gig economy’ o ‘economía de los pequeños encargos’ ayude a reducir aspectos como la brecha salarial entre hombres y mujeres.

Los autores del estudio (‘The Gender Earnings Gap in the Gig Economy: Evidence from over a Million Rideshare Drivers’, que se traduciría como ‘La brecha salarial de género en la gig economy: Evidencia de más de un millón de conductores de viaje compartido’) han analizado las ganancias de un millón de conductores de Uber en EEUU y han descubierto una diferencia de en torno al 7%. De media, los conductores hombres de la aplicación ganan una media de 21,28 dólares por hora, mientras que el promedio de ingresos de las mujeres es de 20,04 dólares.

Según el documento, esta diferencia se explica por tres razones: la experiencia de conducción en la plataforma, las preferencias sobre dónde y cuándo trabajar y la velocidad. En general, los chóferes varones suelen conducir más horas, por lo que acumulan rápidamente más experiencia en Uber, suelen conducir más rápido que sus compañeras y lo hacen en las zonas y en las horas en las que se acumula más actividad. Así, el desequilibrio en los ingresos aumenta si se toman en cuanto los datos semanales: los varones ganan de media 397,68 dólares y las féminas, 268,18 dólares.

¿Y por qué los hombres conducen más en un entorno de flexibilidad horaria? Los propios autores del estudio sostienen que las mujeres siguen siendo las que más obligaciones asumen en la familia y son las encargadas de llevar a los hijos al colegio o cuidar de las personas mayores. Estas responsabilidades les impiden sumar más experiencia.

Por ello, estudio sostiene que “incluso en el entorno flexible, transaccional y ‘ciego al género’ de la ‘gig economy’, las preferencias basadas en el género (especialmente el valor del tiempo no dedicado al trabajo remunerado y, para los conductores, las preferencias por la velocidad de conducción) pueden abrir brechas de género en los ingresos”. Es decir, pese a que estas plataformas se basen en algoritmos en los que no importa el género del trabajador, tanto las preferencias como las circunstancias sociales “perpetúan la brecha salarial”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA