Emisiones netas cero: un reto posible, pero que costará dos veces el PIB mundial

Cambio climático

Cambio climático

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Glasgow acogerá a finales de este mes la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Más conocida como COP26, se espera que suponga un punto de inflexión hacia el objetivo de alcanzar las emisiones netas cero. Pero lograr este objetivo no será sencillo. Los analistas de BofA Global Research calculan un coste de 150 billones de dólares en 30 años, así como un shock de inflación de hasta el 3%.

Los analistas de BofA Global Research consideran que es posible llegar a emisiones netas cero, pero avisan de que “será un proceso lento, caro y desigual”. El coste, especialmente, será elevado. Los expertos calculan en un informe unos 150 billones de dólares a lo largo de 30 años, lo que supone aumentar las fuentes de financiación a cinco billones de dólares al año, el “equivalente toda la base fiscal de EEUU, o a tres veces el estímulo de Covid-19 en esta década”.

A pesar de estos costes, “con la tecnología, la economía, los mercados y la ESG uniendo fuerzas”. “La reducción exponencial de los costes de las tecnologías eólica, solar y de baterías ha convertido a las renovables en la forma de energía más barata en zonas que producen más del 90% de la electricidad mundial”. “El apetito del mercado también está contribuyendo”, apuntan los autores. “Los bonos y préstamos etiquetados han aumentado hasta más de 3 billones de dólares este año, y tres de cada diez dólares de los flujos en la renta variable mundial se destinan a ESG, lo que apoyará las inversiones respetuosas con el clima, así como la financiación de otras nuevas necesarias para seguir descarbonizando nuestro planeta, como la minería verde, el hidrógeno verde o la captura de carbono”.

Por último, “vemos que la financiación de los balances de los bancos centrales y comerciales aumentará en unos 500.000 millones de dólares al año. Sí, esto creará un shock de inflación de hasta el 3%, pero podría ser parcialmente absorbido por el impulso del PIB de la economía verde”.

Los costes de no actuar

Los expertos del equipo de research de Bank of America apuntan además que el impacto de no actual también podría ser significativo, tanto a niveles sociales como económicos. “Esta es la última década para actuar”, avisan. “Es probable que haya escasez absoluta de agua para 1.800 millones de personas, 100 millones se enfrentan a la pobreza y 800 millones corren el riesgo de que suba el nivel del mar en 2025”. En ese sentido, la migración climática podría alcanzar los 143 millones de personas procedentes de los mercados emergentes, impulsada por la extrema pobreza.

En términos económicos, los autores avisan de una pérdida de más del 3% del PIB cada año hasta 2030, que aumentaría hasta los 69 billones de dólares en 2100.

Por otro lado, los analistas calculan que un 5% del valor del mercado bursátil mundial (2,3 billones de dólares) puede ser “eliminado permanentemente” por la revalorización de la política climática, con un impacto potencialmente “extremo” en los beneficios de las empresas de determinados sectores.

Sin embargo, “la necesidad de que la inversión en la transición energética aumente a más de 5 billones de dólares al año creará oportunidades”. Esto es netamente positivo para empresas como las utilities, las empresas industriales, las energías renovables, el hidrógeno verde o la captura de carbono, entre muchas otras.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA