El Tribunal de Cuentas destapa dietas sin justificar, cheques en blanco y enchufismo en el ICEX

Contabilidad Cuentas Calculadora
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Comisión Mixta para las Relaciones con el Tribunal de Cuentas ha fiscalizado el informe que hizo el alto tribunal sobre el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) y sus relaciones con las Oficinas Comerciales y con las Direcciones Regionales y Territoriales. Las conclusiones a las que ha llegado la Comisión son contundentes. En el ICEX, entre los ejercicios de 2005 y 2011, hubo enchufismo, dietas sin justificar y cheques en blanco.

El Boletín Oficial del Estado recoge este miércoles las peticiones que lanza la Comisión Mixta del Tribunal de Cuentas a varias entidades y administraciones públicas. En relación al ICEX, instan al Gobierno a reformar los procedimientos de contratación de personal en el exterior con vistas a que sean selecciones “más transparentes y conformes a los principios de capacidad, mérito y publicidad”.

En ese sentido, detallan algunas de las ‘irregularidades’ que se han producido al calor del Instituto de Comercio Exterior, órgano dependiente del Gobierno, en los últimos años. Por ejemplo, en dos convocatorias (Dubái 2009 y Moscú 2009) se anunciaba que se valoraría el conocimiento de un tercer idioma, pero en los correspondientes baremos no se le otorgaba puntuación a este mérito.

Para la cobertura de un auxiliar administrativo (Londres 2006) se exigió el dominio del inglés y, sin embargo, luego se valoró en el baremo la titulación de niveles intermedios de este idioma, claramente insuficientes para desempeñar un puesto de auxiliar administrativo en Londres.

“En los casos en que tuvo lugar una fase de oposición ni siquiera se puede opinar en cuanto a su objetividad, ya que en los expedientes examinados no hay referencias ni al número de candidatos, ni a las pruebas realizadas, ni a los resúmenes de las entrevistas realizadas, ni a su valoración”, denuncia la Comisión Mixta del Tribunal de Cuentas.

Dietas sin justificar

En el informe, la Comisión pide al Gobierno y al Ministerio de Hacienda que definan y limiten el número de sesiones del Consejo de Administración que da derecho al cobro de dietas. Lo dice porque los consejeros del ICEX han cobrado durante varios años dietas que no estaban justificadas, según la Comisión.

Por ejemplo, la Secretaría de Estado de Presupuestos y Gastos autorizó en los ejercicios de 2005, 2006 y 2007 el pago de dietas (8.610 euros y 8.954 euros) a cambio de un mínimo de asistencia a las sesiones del Consejo de Administración del ICEX.

La percepción de estas cantidades máximas se vinculó a que se celebrasen un mínimo de once sesiones del Consejo, lo que no ocurrió en ninguno de los tres ejercicios citados. Seis fueron las reuniones que mantuvieron en cada año. Cinco menos de las planificadas a la hora de considerar esa cuantía de dieta.

Las Resoluciones de la Secretaría de Estado de Presupuestos y Gastos para los ejercicios 2008 a 2011, sin embargo, aprobaron unas cuantías máximas anuales de 9.313 euros, pero sin mencionar expresamente el número de sesiones a los que se vinculaba la percepción de los mencionados máximos anuales.

Entre 2005 y 2011, los consejeros del ICEX jamás realizaron más de 6 reuniones al año. Sin embargo, recibieron dietas como si hubieran realizado once consejos de Administración en cada curso. Por tanto, a tenor de la primera exigencia de la Secretaría de Estado de Presupuestos y Gastos, obtuvieron cerca de 45.000 euros extra cada año por unas dietas que jamás consumieron.

Según la plataforma CIVIO, cobraron más de 700.000 euros en dietas no permitidas entre 2005 y 2011.

Cheques en blanco

Por otro lado, el informe que publica este miércoles el BOE pide comprobar “las irregularidades puestas de manifiesto por el Tribunal en lo relativo a las disposiciones de fondos a la hora del régimen de firmas, autorizaciones para esas firmas e incluso de firma de cheque en blanco”.

El Alto Tribunal considera que para paliar estas circunstancias se deben seguir potenciando la Unidad de Control Interno” en aras a controlar situaciones anómalas como facturas no contabilizadas, anticipos de gastos no autorizados, compromisos de gastos previos a la preceptiva autorización”.