El Tesoro cobra menos a los inversores en su subasta de 5.517 millones en letras

Monedas y billetes

Billetes y monedas de euro

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Tesoro Público ha colocado este martes 5.517,08 millones de euros en letras a 6 y 12 meses, dentro del rango medio previsto, y lo ha hecho cobrando menos a los inversores en ambas referencias, según los datos publicados este martes por el Banco de España.

A pesar de tener que pagar, los inversores siguen mostrando interés por los títulos de deuda españoles, ya que la demanda conjunta de ambas referencias ha superado los 8.665,51 millones de euros, casi el doble de lo finalmente colocado en los mercados.

En concreto, el organismo dependiente del Ministerio de Asuntos Económicos ha colocado 1.141,50 millones de euros en letras a seis meses, frente una demanda de 2.737,99 millones, y el tipo de interés marginal se ha colocado en el -0,566%, menos negativo que el -0,662% anterior.

En las letras a 12 meses ha colocado 4.375,58 millones, por debajo de los 5.927,52 millones solicitados por los inversores, con una rentabilidad marginal del -0,515%, frente al -0,595% previo.

La subasta de este martes es la segunda que realiza el Tesoro en 2022 tras la celebrada el pasado 5 de enero, en la que el organismo captó 5.680 millones de euros en bonos y obligaciones del Estado, en el rango medio previsto, manteniendo el tipo negativo a tres años y remunerando algo más la referencia a 15 años.

Esta segunda subasta se produce en una jornada en la que la rentabilidad exigida en los mercados secundarios al bono español con vencimiento a diez años se mantiene por encima del 0,63%, después de haber llegado ayer a alcanzar el 0,668%, su nivel más alto desde finales de mayo de 2020, impulsado por las expectativas de cambio en la política monetaria de los grandes bancos centrales, incluyendo la retirada de los distintos programas de compra de deuda implementados.

El incremento de los costes de financiación de la deuda española ha cobrado impulso en los últimos meses, en paralelo con el aumento de las presiones inflacionistas y de la consolidación de la recuperación económica, que han llevado a los bancos centrales a anunciar el comienzo de la retirada de sus programas de estímulo y, en casos como el del Banco de Inglaterra acometer subidas de tipos, o anticiparlas, como la Reserva Federal de Estados Unidos.

Tras esta segunda subasta del año, el Tesoro volverá a los mercados de deuda el martes de la próxima semana, día 18, con una nueva emisión de letras a 3 y 9 meses, y el día 20, con una de bonos y obligaciones del Estado, con la que cerrará las subastas del primer mes de 2022.

NUEVA EMISIÓN SINDICADA A 10 AÑOS

Además, el organismo dependiente del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital ha lanzado este martes una nueva emisión sindicada a 10 años con vencimiento el 30 de abril de 2032, tras dar orden a seis bancos para colocarla.

En concreto, el Tesoro ha otorgado el mandato a Deutsche Bank, HSBC, J.P. Morgan, Nomura, Santander y Société Générale para colocar esta nueva obligación del Estado sindicada a 10 años con vencimiento el 30 de abril de 2032, según indicaron a Europa Press en fuentes financieras.

NECESIDADES DE FINANCIACIÓN DE 75.000 MILLONES PARA ESTE AÑO

Para este año, las necesidades de financiación neta rondarán los 75.000 millones de euros, en línea con el cierre de 2021, según se ha anunciado en la presentación de la Estrategia de Financiación del Tesoro Público.

Por su parte, se prevé una emisión bruta por parte del Tesoro Público de 237.500 millones de euros, lo que supone un descenso del 10% respecto a lo estimado para este año. Al igual que en los últimos años, el grueso de la emisión bruta prevista se concentrará en letras del Tesoro y en bonos y obligaciones del Estado.

Sin embargo, cabe destacar que en 2020 y 2021 las emisiones de valores del Tesoro se vieron complementadas con préstamos procedentes de la UE para ayudar al desempleo provocado por la pandemia a través del programa SURE (Support mitigating Unemployment Risks in Emergency). España ya ha recibido todos los préstamos disponibles en el marco de este instrumento, de manera que en 2022 no se recurrirá a este programa.

No obstante, el Gobierno precisa que desde 2021 España está recibiendo un elevado volumen de transferencias procedentes de los fondos de la UE para hacer frente a la reconstrucción tras la pandemia en el marco del programa ‘Next Generation EU’, ayudas que se utilizarán para el desarrollo de diversas medidas recogidas en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia en los próximos años, no generando nuevo endeudamiento del Estado por su carácter no reembolsable.

Además, como otro de los hitos importantes para 2022, el Tesoro reabrirá el bono verde, lanzado por primera vez en 2021, con el fin de ir alcanzando volúmenes próximos al del resto de referencias y de seguir contribuyendo a la financiación de proyectos de transición ecológica. No obstante, el secretario no ha avanzado aún las fechas que barajan para esta emisión ni los detalles de la misma.

En cuanto a la prima de riesgo, desde el Tesoro esperan que la acción tomada por parte del Banco Central Europeo (BCE) en cuanto a la progresiva evolución de la política monetaria no suponga un factor diferencial y que la prima de riesgo siga manteniéndose sin sobresaltos como en 2021.