El supuesto testaferro de Rato admite prácticas “poco éticas”

Rodrigo Rato, expresidente de Bankia
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El empresario Alberto Portuondo, supuesto testaferro de Rodrigo Rato, ha reconocido en una entrevista con El Independiente recogida por Efe que cobrar comisiones a las empresas de publicidad de Bankia, empresa a la que asesoraba, por buscarles clientes era una práctica “poco ética” que “no volvería a hacer”.

Según la investigación del juzgado de instrucción nº 31 de Madrid que investiga el origen de la fortuna de Rato, Portuondo habría cobrado, a través de la empresa Albisa Inversiones, dos millones de euros de las compañías Publicis y Zenith a cambio de haber favorecido presuntamente que Bankia las contratase para el lanzamiento de la campaña de su salida a Bolsa. De esta cantidad, 800.000 euros se habrían cobrado a través de Kradonara, empresa que pertenece a Rato, algo que Portuondo asegura que desconocía.

Ahora, Portuondo admite que en sus contratos de colaboración con Zenith y Publicis se incluía que cobraría una comisión si les conseguía clientes, “Bankia paga a Zenith y Publicis y estas me pagan a mí”, una práctica que reconoce “poco ética” y que “jamás” volvería a hacer.

No obstante, defiende que tras la firma del contrato las condiciones en las que se prestaban los servicios a Bankia mejoraron, por lo que no sólo no se puede hablar de un “perjuicio” para la entidad sino de “un ahorro importante”. Asimismo, niega ser “el testaferro de Rato” y denuncia “ensañamiento” y “cosas raras” en lo que denomina una “caza sin piedad”.