El Santander deberá indemnizar a Orcel con 68 millones por su fichaje frustrado por el banco

Andrea Orcel, Ana Botín, José Antonio Álvarez

Andrea Orcel, Ana Botín, José Antonio Álvarez. Autor: Banco Santander

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Banco Santander tendrá que pagar a Andrea Orcel una indemnización de 68 millones de euros por el frustrado fichaje del banquero italiano como consejero delegado del grupo español en 2018.

El juzgado de Primera Instancia número 46 de Madrid ha condenado al Santander a indemnizar con 68 millones de euros al banquero italiano, de acuerdo con una sentencia que ha adelantado Vozpópuli. El magistrado da la razón a Orcel, que poco antes del juicio decidió rebajar la cantidad inicial solicitada, 112 millones de euros, así como renunciar a su pretensión de ser nombrado ‘número dos’ del banco.

En concreto, el banco que preside Ana Botín deberá abonar a Orcel 17 millones de euros en concepto de bonus de incorporación; 35 millones por incentivos a largo plazo; 5,8 millones por dos anualidades de Orcel; y 10 millones en concepto de indemnización por daños morales y reputacionales.

El juez condena asimismo al Santander al pago de las costas. La resolución puede ser apelada por el banco. De hecho, fuentes de Banco Santander consultadas por Europa Press ya han indicado que la entidad recurrirá la sentencia, con la que está en desacuerdo.

La entidad española anunció el fichaje de Orcel en septiembre de 2018 y, unos meses después, en enero de 2019, dio marcha atrás al no lograr un acuerdo con UBS, que pretendía que el Santander se hiciese cargo de los 52 millones de euros que debería recibir Orcel por su retribución diferida a lo largo de siete años.

Durante el proceso, Orcel tampoco estuvo dispuesto a rebajar la compensación a recibir y el consejo de administración de Santander renunció al fichaje, que estaba aún pendiente de autorización del BCE. La entidad calificó el coste que debía asumir como “inaceptable”.

José Antonio Álvarez, que iba a ser presidente de Santander España y vicepresidente ejecutivo del grupo, se mantuvo en el cargo de consejero delegado que todavía hoy ostenta. Orcel, por su parte, actualmente es consejero delegado de Unicredit.