El Sabadell defiende su “sensibilidad” con las personas mayores tras cerrar más de 300 sucursales

César González-Bueno

César González-Bueno, consejero delegado de Banco Sabadell. Autor: Apie

El consejero delegado de Banco Sabadell, César González-Bueno, ha asegurado hoy que la entidad siempre ha tenido una especial “sensibilidad” para atender presencialmente a las personas mayores que no se desenvuelven bien en el entorno de la banca digital, un asunto que incluso ha llevado al Gobierno a dar un ‘toque’ al sector.

El banquero, que ha presentado hoy los resultados del banco en 2021, ha reflexionado que es “necesaria una gran sensibilidad por parte de todos” para afrontar este problema. “La digitalización trae grandes ventajas”, ha asegurado, pero “nos obliga a estar más pendientes de aquellos con menos capacidad de adaptación”.

En ese sentido, el CEO del Sabadell ha asegurado que la plantilla del banco está “muy formada y sensibilizada” para que “se atienda como se ha hecho siempre y se den facilidades a las personas mayores”. Además, ha recordado que “no ocurre solo en la banca”, sino también en la administración pública, en asuntos como la gestión de citas.

González-Bueno, que ha descartado alguna acción específica para abordar este problema porque la entidad ya tenía una “sensibilidad previa”, ha destacado además que existe una “adaptación impresionante” de muchas personas mayores a la digitalización. “Al principio todos creíamos que la gente de más edad no se iba a adaptar en absoluto a las nuevas tecnologías” pero “estamos viendo a gente utilizando whatsapp, realizando videoconferencias o utilizando los cajeros automáticos”, ha añadido.

La exclusión financiera de las personas mayores ha saltado al primer plano tras una exitosa campaña iniciada en la plataforma Change.org con el fin de que no se elimine la atención presencial en los bancos. La propia vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño, dio la semana pasada un toque de atención al sector al señalar la necesidad de adoptar medidas para garantizar el acceso de los mayores a los servicios financieros.

De la mano de la digitalización de la banca ha ido el proceso de reducción de oficinas y adelgazamiento de plantillas. En ese sentido, en el marco del ERE acordado el año pasado con los sindicatos, y que afectará a 1.605 empleados, el Sabadell ya ha echado el cierre a 320 sucursales y ha convertido 176 en cajas avanzadas, donde continúan funcionando los cajeros y servicios básicos.

La entidad ha recortado un 22% de la plantilla y un 25% oficinas “en poquito más de un año”, ha reconocido González-Bueno, por lo que ahora mismo “no tiene sentido contemplar ningún esfuerzo adicional”.

Beneficios y plan estratégico

Banco Sabadell cerró 2021 con un beneficio neto atribuido de 530 millones de euros, frente a los 2 millones de euros de 2020, cuando provisionó 2.275 millones por el Covid-19. Sin tener en cuenta la filial británica TSB, el beneficio neto atribuido se situó en 412 millones, un 85,7% superior al logrado en el ejercicio anterior.

El banco ha destacado que ha anticipado un año el objetivo de rentabilidad su plan, tras cerrar con un ROTE del 5%, y prevé que en 2022 se sitúe por encima del 6%. No obstante, “no estamos rehaciendo el plan estratégico”, si bien “estamos todavía más cómodos con el cumplimiento de los objetivos de 2023”. El banquero ha asegurado que los resultados serán “algo mejores” de los previstos, pero “sin abundar más en niveles de detalle”.

Los objetivos del plan estratégico “eran realistas, ni optimistas ni pesimistas”. Sin embargo, “las cosas internamente han ido muy bien y el comportamiento general de la economía ha ido mejor de lo que esperábamos cuando estábamos en un momento de incertidumbre del covid”.