El recibo de la luz sigue su escalada y en agosto será un 11% más caro que hace un año

Bombilla
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La factura de la luz prosigue su escalada para los consumidores de tarifa regulada ante el repunte de los precios mayoristas de la electricidad, que tienen un peso de en torno al 35% en el recibo de los consumidores PVPC. Este agosto pagarán un 11% más que en el mismo mes de 2017, mientras que respecto a julio la factura se ha encarecido un 2,6%, sumando su cuarto incremento intermensual consecutivo. Será el recibo más elevado de lo que llevamos de año.

A falta de un día para que finalice agosto, el recibo de la luz para un consumidor tipo (con una potencia contratada de 4,4 kilovatios y un consumo anual de 3.000 kilovatios hora o 250 KWh al mes) se sitúa en 61,83 euros, según los datos recogidos por Efe a partir del simulador de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). En agosto del año pasado, la factura media se situó en los 55,74 euros.

Por su parte, ha subido un 2,6 % con respecto a los treinta primeros días de julio, cuando la factura alcanzó los 60,26 euros, según los mismos cálculos.

El encarecimiento del recibo responde a la subida de los precios eléctricos mayoristas, pues los costes regulados, que fija el Gobierno, llevan años congelados. El precio diario de la electricidad en el mercado mayorista alcanzó ayer su máximo anual (70,99 euros por megavatio hora) tras superar la barrera de los 70,99 euros por megavatio hora por primera vez desde diciembre de 2017.

La subida de los precios mayoristas de explica por un cúmulo de factores, entre ellos, el incremento de los precios de los combustibles que se utilizan para la generación eléctrica (el gas y el carbón), los elevados costes de las emisiones de CO2 y la escasa generación eólica, junto a las paradas de centrales nucleares en Francia.

Pese a que los clientes que están en mercado libre no se ven afectados por los vaivenes del precio del ‘pool’ y sus subidas repentinas, lo que a priori puede parecer la mejor opción para el consumidor, la CNMC asegura que las tarifas reguladas resultan más baratas. El regulador del mercado analizó el mercado eléctrico entre julio de 2015 y junio de 2016 y según sus cálculos, los consumidores que tenían contratada una tarifa PVPC pagaron de media en dicho período 32 euros menos que aquellos que estaban en el libre mercado.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA