El próximo secretario general de la OCDE confía en un acuerdo global sobre fiscalidad de las multinacionales

El Secretario General de la OCDE, Mathias Cormann - Europa Press

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El secretario general entrante de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), el australiano Mathias Cormann, se ha mostrado optimista ante la posibilidad de alcanzar un acuerdo global sobre la fiscalidad aplicable a las multinacionales para frenar la proliferación de medidas unilaterales de los distintos países para garantizar que las grandes tecnológicas estadounidenses pagan más impuestos.

«Es de interés para las empresas relevantes involucradas poder lidiar con un conjunto de reglas internacionales consistentes, en lugar de tener que hacerlo con la proliferación de diferentes medidas unilaterales«, señala Cormann en una entrevista con el diario Financial Times.

«Soy discretamente optimista de que, al final, prevalecerá el sentido y la sensibilidad«, apunta.

Las negociaciones al respecto en el seno de la OCDE han cobrado un nuevo impulso tras la llegada a la Casa Blanca de Joe Biden, lo que hace al exministro de Finanzas australiano albergar la esperanza de lograr rápidamente un acuerdo que permita a los gobiernos recaudar más impuestos de las empresas multinacionales.

En este sentido, Cormann advierte de que si no se alcanzase un compromiso en las negociaciones lideradas por la OCDE, probablemente habría una expansión de diferentes medidas tributarias unilaterales, una mayor desigualdad y una recuperación más lenta de la pandemia.

Por otro lado, el secretario general entrante de la OCDE, que sucederá al mexicano Ángel Gurría el próximo mes de junio, cuestiona el enfoque unilateral adoptado por la Unión Europea en la lucha contra el cambio climático, advirtiendo de que la reintroducción de nuevos aranceles comerciales «claramente tendría implicaciones para el comercio y la economía global en un momento en el que se busca maximizar la fuerza de la recuperación post-covid».

Bruselas dará a conocer en junio los detalles de su plan para establecer un mecanismo de ajuste diseñado para aumentar el coste de las importaciones de aquellos países no pertenecientes a la UE que no se hayan adherido a los objetivos climáticos de París o no se hayan comprometido con las emisiones netas cero.