El presupuesto de Defensa aumenta casi un 7% y supera los 8.000 millones de euros

Mariano Rajoy y Maria Dolores de Cospedal ejercito militares
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha presentado este martes en el Congreso el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2018. Unas cuentas que incluyen, entre otras cosas, un aumento del 6,9% en la política de Defensa para este año. Esto se traduce en una dotación de 8.087 millones de euros, excluyendo las partidas para Operaciones de Mantenimiento de la Paz (OMPs). Así se detalla en los Presupuestos de 2018 de los que Montoro ha dado cuenta este martes en la Cámara baja.

Con este presupuesto, según se recoge en el ‘Libro amarillo’, se “pretende mantener las capacidades operativas mínimas e imprescindibles de las Fuerzas Armadas para cumplimentar las misiones y ejecutar los compromisos adquiridos, tanto por nuestra pertenencia a una serie de organismos internacionales de seguridad y defensa, como por nuestra participación en los grandes programas internacionales de armamento y material”.

Para ello, a lo largo de este 2018 “se seguirá trabajando en la línea de avanzar en la unificación de los servicios logísticos comunes y de afrontar de forma global la atención de las necesidades materiales de las Fuerzas Armadas, para el mejor aprovechamiento de los recursos disponibles”.

Entre los objetivos que se marca el Gobierno en los PGE está la “mejora continua de la captación, selección, formación, preparación y empleabilidad del personal de las Fuerzas Armadas”, así como “en la gestión del proceso de transformación de las Fuerzas Armadas con la finalidad de incrementar su eficacia”. También se quiere consolidar la “vocación internacional de nuestras Fuerzas Armadas como elemento relevante de la Acción Exterior del Estado en el marco de las organizaciones de las que España forma parte”.

Según se recoge en los presupuestos, “España constituye una nación responsable y comprometida con la seguridad y la paz internacional, por lo que la política de defensa seguirá encaminada a disponer de recursos humanos preparados y alistados, así como las herramientas y capacidades necesarias para hacer frente con eficacia a los riesgos y amenazas de nuestro entorno”.

“Preservar la seguridad y bienestar de los ciudadanos en los supuestos de grave riesgo, catástrofe, calamidad u otras necesidades públicas, en colaboración con otras Instituciones del Estado y el resto de las Administraciones Públicas” es otro de los objetivos.

El “desarrollo de la cultura de seguridad y defensa en la sociedad española” para que la misma se “conozca, valore y se identifique con su historia y el esfuerzo solidario y efectivo mediante el que las Fuerzas Armadas salvaguardan los intereses nacionales”, también aparece entre las metas del Gobierno.