El precio de la vivienda en Europa crece al ritmo más rápido desde el pico de la burbuja

Se vende inmobiliario inmobiliaria pisos casas en venta vivienda
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los precios de la vivienda en la UE subieron en los tres primeros meses del año al ritmo más rápido en casi 14 años, impulsados por los bajos tipos de interés y el elevado ahorro de los hogares, a pesar del histórico daño económico provocado por la pandemia de coronavirus.

Los precios de la vivienda en todo el bloque crecieron a un ritmo anual del 6,1% en el primer trimestre, por encima del 5,8% de los tres meses anteriores, en lo que supone el ritmo más rápido desde el tercer trimestre de 2007, según los datos publicados por Eurostat el jueves. El crecimiento del precio de la vivienda en la eurozona, del 5,8%, fue el más alto desde finales de 2006.

Este fenómeno no ha tenido en la mayoría de las economías avanzadas, también en EEUU y el Reino Unido, porque las medidas de estímulo sin precedentes introducidas por los principales bancos centrales para combatir el impacto económico de la pandemia impulsaron una oleada de liquidez en los mercados financieros y también llevaron los tipos hipotecarios a mínimos históricos.

El tipo medio de las hipotecas en toda la eurozona cayó por debajo del 1,6% en los cinco primeros meses del año, el más bajo registrado y muy lejos de un máximo del 5,7% en 2008, según datos del Banco Central Europeo. Esto no solo facilita el acceso a las hipotecas, sino que sean más baratas que el alquiler, lo que contribuye a un aumento del número de compradores.

Las finanzas de muchos hogares se han mantenido relativamente sanas durante esta crisis gracias a las medidas de apoyo aprobadas por los gobiernos, destinadas a que los trabajadores conserven sus empleos (con esquemas tipo ERTE) y a la caída del gasto de los consumidores durante los confinamientos, lo que impulsó las tasas de ahorro.

El aumento del teletrabajo también ha contribuido a un aumento de la demanda de vivienda y ha desencadenado una oleada de mudanzas de personas que buscan más espacio para vivir.

Pese a esta evolución de precios, que muchos analistas esperan que continúe, casi nadie se atreve a usar la palabra burbuja.

En este contexto, llama la atención el caso de España donde el precio de la vivienda subió un ligero 0,9% en el primer trimestre, frente al repunte del 1,7% del último trimestre de 2020. Estas cifras suponen que entre enero y marzo la vivienda registró en España el menor encarecimiento en tasa interanual desde el tercer trimestre de 2014. La mayor subida de la última década se produjo en el tercer trimestre de 2018, cuando los precios se dispararon un 7%.

Eurostat ha publicado estas cifras horas antes de que el BCE haya difundido los resultados de su primera revisión de estrategia en casi dos décadas, en la que se espera que se discutan las consecuencias económicas de los costes de la vivienda, entre otra serie de cuestiones.