El PP trata de enterrar la crisis del ‘whatsapp’ de Cosidó sin aclarar quién los escribió

Pablo Casado, Dolors Montserrat y Teodoro García

El PP da por cerrada la crisis desatada por el ‘whatsapp’ de Ignacio Cosidó sobre el acuerdo -ya roto- con el Gobierno para renovar el Poder Judicial. Para los populares es un asunto del “pasado”. Así lo defienden desde las filas de la dirección nacional, que trata de enterrar esta polémica sin aclarar quién escribió este mensaje en un ‘chat’ formado por senadores del partido. Un grupo que ya es historia. La formación conservadora lo ha cerrado.

En Génova han pasado página. A Pablo Casado y los suyos les da igual la autoría de este ‘whatsapp’, que fue la puntilla para que Manuel Marchena renunciara a la posibilidad de presidir el Supremo y el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). “No lo sé”, repetía el presidente del PP a Pepa Bueno en una entrevista este jueves en la SER.

Este “no lo sé” centra la estrategia de Génova en este asunto. Los populares sortean las cuestiones sobre la autoría de este ‘whatsapp’ y evitan apoyar a Cosidó, sobre el que guardan silencio cada vez que les preguntan si le respaldan o no. Así lo han hecho, entre otros, Rafael Catalá. En los pasillos del Congreso el exministro de Justicia no quiso apoyar públicamente al portavoz del PP en el Senado. Puso pies en polvorosa al oír esa cuestión.

Lo que sí dijo fue que Cosidó “ejerce su labor parlamentaria y, por lo tanto, creo que el apoyo del grupo tiene que ver con esa función que desempeña y con su actividad”. “Esa es la posición del grupo y la confianza que se mantiene en él”, remarcó.

El extitular de Justicia, según algunas informaciones, podría haber sido el autor de este mensaje. Sin embargo, Casado no se lo cree. “A mí me han dicho todos que no”, respondió en la mencionada entrevista al ser preguntado al respecto. Pero para los populares esto carece de interés. Lo importante es que el partido rechaza el contenido de este ‘whatsapp’, y su autoría es algo secundario, por lo que se centran en intentar volver a poner en la diana a la ministra Dolores Delgado, que ha sido reprobada por segunda vez en el Congreso.

Cosidó ha traído de cabeza a Casado en la que ha sido su segunda gran crisis al frente del PP tras el escándalo desatado por las grabaciones del excomisario José Manuel Villarejo con María Dolores de Cospedal y su marido, el empresario Ignacio López del Hierro. Unos audios tras los que la que fuera secretaria general del partido abandonó la política.