El plan estratégico de Bankia no seduce (por ahora) a los mercados

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El nuevo plan estratégico presentado ayer por Bankia, que contempla duplicar el pago de dividendos en los próximos tres años y alcanzar unas ganancias de 1.300 millones de euros para 2020, no parece haber seducido al mercado tanto como había esperado el presidente de la entidad, José Ignacio Goirigolzarri.

En respuesta a estos anuncios, las acciones subieron ayer con fuerza durante la mañana, pero poco a poco fueron desinflándose hasta cerrar prácticamente planas (con un ligero descenso). Hoy, las acciones de Bankia se dejaban un 1,6% a media sesión hasta situarse por debajo de los 4 euros, si bien es cierto que parte de la culpa no es tanto del plan estratégico en sí sino más bien de la declaración ayer ante el Congreso del nuevo presidente de la Fed, Jerome Powell, cuyo optimismo sobre la economía estadounidense da munición a los que consideran que se acelerarán las subidas de tipos en EEUU.

Para revertir la desconfianza inicial de los mercados, los responsables del banco, con Goirigolzarri al frente, han iniciado un ‘roadshow’ para explicar el nuevo plan estratégico a los mercados, con paradas en Londres, Nueva York o Frankfurt.

Los principales objetivos financieros del plan estratégico de Bankia de 2018 a 2020 se mueven en tres ejes: en primer lugar, alcanzar un beneficio de 1.300 millones de euros en 2020 (+63,0% sobre 2017) con un ROE del 10,8% (frente al 6,8% actual).

En segundo lugar, reducir la morosidad por debajo del 4,0% (frente al 8,9% actual) aumentando la tasa de cobertura hasta el 55,0% (53,6% actual a 2017), y, por último, repartir 2.500 millones de euros en dividendos (pay-out del 45/50%) manteniendo una ratio de capital CET-I “fully loaded” del 12,0%.

Según señalaron los analistas de Bankinter en un primer análisis, el plan pivota sobre la recuperación de los volúmenes de crédito y los tipos de interés -principal catalizador de ingresos-, en mejorar la eficiencia con la integración de BNM y en aumentar la calidad del balance -reducción de activos improductivos- . En ese sentido, “nuestra primera impresión sobre el plan de negocio es positiva porque se orienta a mejorar la remuneración de los accionistas con unas hipótesis de partida -entorno macro y tipos de interés- que parecen razonables”, señalan los expertos.