El petróleo se encamina a su mayor caída semanal en dos años y vuelve a los 100 dólares

barril petroleo

Barriles de petróleo

Los precios del petróleo regresan a niveles de los 100 dólares este viernes a la espera de una reunión de países consumidores en la que se espera el anuncio de una nueva liberación de reservas de petróleo de emergencia tras la comunicada ayer por EEUU.

Los futuros del crudo West Texas Intermediate se situaban en los 100,22 dólares el barril este viernes tras haberse desplomado ayer un 7%. Los futuros del Brent, de referencia en Europa, subían ligeramente hasta los 104,76 dólares el barril, tras caer un 5,6% el jueves. El contrato de mayo expiró ayer jueves a 107,91 dólares.

Los dos contratos de referencia se encaminaban a una pérdida semanal de alrededor del 13%, la mayor en dos años.

Los países miembros de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) se reúnen hoy para discutir una nueva liberación de petróleo de emergencia que seguiría a su acuerdo del 1 de marzo de liberar unos 60 millones de barriles.

El presidente de EEUU, Joe Biden, anunció el jueves una liberación de un millón de barriles diarios durante seis meses a partir de mayo. Será la mayor liberación de la Reserva Estratégica de Petróleo (RPE) de EEUU de la historia. El objetivo es compensar la interrupción del suministro de petróleo de Rusia, afectada por las sanciones tras su invasión de Ucrania.

Los operadores están a la espera de ver cuánto petróleo acuerdan liberar los países de la AIE, pero no esperan que tenga mucho efecto a largo plazo en el mercado.

“Las liberaciones anteriores del SPR han tardado en llegar al mercado y han tenido poco impacto en los precios”, han señalado los analistas de ANZ Research en una nota.

Aunque Biden pidió a los productores estadounidenses que aumentaran la producción, los analistas de ANZ dijeron que la liberación masiva de reservas de petróleo podría ser contraproducente y desalentar a los productores a perforar más.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados, entre los que se encuentra Rusia, se aferraron a sus planes de aumentar la oferta en 432.000 barriles diarios en mayo, a pesar de las presiones occidentales sobre Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos para que utilicen su capacidad excedentaria y aumenten la producción.