El mayor hundimiento del consumo desde Jimmy Carter sacude la economía de EEUU

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante la rueda de prensa del grupo de trabajo del coronavirus en la Casa Blanca
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La histórica expansión económica de EEUU ha llegado a su fin para dar paso a la recesión más profunda en al menos ocho décadas. El PIB estadounidense sufrió una contracción en tasa anual del 4,8% en el primer trimestre por el impacto del Covid-19, su mayor caída desde 2008 y el primer descenso desde 2014, según la primera estimación del dato publicada este miércoles por el Departamento de Comercio. Pero los economistas esperan una auténtica devastación en los meses posteriores.

La principal causa de la contracción económica entre enero y marzo fue el hundimiento del gasto de los consumidores, el mayor desde 1980, y de la inversión empresarial, que cayó al mayor ritmo en 11 años, como consecuencia del cierre de empresas y del confinamiento de la población en sus viviendas.

Pese al derrumbe del PIB en los tres primeros meses del año, se espera que la evolución en el trimestre en curso sea peor. Las principales casas de análisis esperan una caída del PIB en el segundo trimestre de doble dígito, aunque algunos como Unicredit creen que el derrumbe podría llegar incluso al 65%.

De este modo se pone fin a una expansión que comenzó a mediados de 2009, cuando la economía empezó a recuperarse de la explosión de la crisis financiera. Desde entonces, el PIB de la primera economía mundial se ha recuperado en 7 billones de dólares y la tasa de desempleo ha caído hasta el 3,5%, sus mínimos en cinco décadas. Sin embargo, no son pocas las voces que han advertido de las crecientes desigualdades por la concentración de la riqueza en estos años.

Los efectos de la crisis sanitaria en la economía se están sintiendo en todo el mundo. China ya se ha contraído un 6,8%, el peor dato desde 1976, y Europa anunciará esta jueves unas cifras también sombrías.

PLAN DE DESESCALADA

Así, a medida que en todo el mundo se debate cuándo y con qué velocidad se debe levantar el confinamiento (el denominado plan de desescalada), sigue habiendo mucha incertidumbre acerca de la recuperación económica.

La esperanza inicial de un rápido crecimiento se ha desvanecido y la mayoría de analistas esperan ya que la recuperación sea más lenta. A pesar de los enormes paquetes de ayuda del Gobierno estadounidense y de los tipos de interés casi nulos, las empresas –tanto las grandes como las pequeñas- corren el riesgo de ir a la quiebra. Mientras, los consumidores probablemente irán con mucha cautela a tiendas y restaurantes por el temor a la expansión del virus, y ello a medida que aumentan las cargas de deuda y la inseguridad laboral.

HUNDIMIENTO DEL CONSUMO

El gasto de los consumidores, que ya había empezado a enfriarse en la segunda mitad de 2019, cayó un 7,6% en el primer trimestre, el mayor retroceso desde 1980, el último año de la Administración de Jimmy Carter. Además, se espera que el consumo, que representa dos terceras partes del PIB de EEUU, sea mucho más débil en el segundo trimestre porque las medidas adoptadas, como el cierre de restaurantes y tiendas, no se adoptaron hasta mediados o finales y marzo y el confinamiento continúa en gran parte del país.

AUMENTO DE LA INVERSIÓN EN SOFTWARE

Mientras, la inversión empresarial, que ya había bajado durante tres trimestres consecutivos como consecuencia de la guerra comercial con China, también se vio afectada. Según recoge Bloomberg, la empresas redujeron el gasto en estructuras y equipos, aunque aumentaron la inversión en software, lo que demuestra el esfuerzo de las mismas para que sus empleados trabajen desde casa.

Otra de las grandes preguntas es cómo afectará la crisis a las posibilidades de reelección de Donald Trump, que está presionando para que se eliminen las restricciones.

Por el momento, la Reserva Federal ha reducido los tipos de interés y ha puesto en marcha varios programas de emergencia y de préstamos, en un esfuerzo por limitar el daño del virus a las empresas y al empleo. Hoy finaliza la reunión de dos días de la Fed, y tras ella ofrecerán más pistas de las medidas que adoptarán ‘los hombres de Jerome Powell’ para salvar la economía.

Las cifras del PIB del primer trimestre se revisarán varias veces, y algunos economistas esperan que la lectura se debilite a medida que se analicen más datos y se cuente con más información.