“El masón, al paredón”: la Gran Logia denuncia ataques en la concentración contra las mascarillas

Imagen de los asistentes en la Plaza de Colón durante una manifestación contra el uso obligatorio de mascarilla ante el Covid-19
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

“La masofobia resuena en las calles de Madrid”. Así lo denuncia la Gran Logia de España, que ha lamentado que en la concentración de este domingo en la Plaza de Colón contra el uso obligatorio de las mascarillas ante la pandemia de Covid-19 se escuchará una “terrible consigna”. Según este colectivo, entre los gritos en protesta por la imposición de las mascarillas se escuchó “el masón, al paredón”.

“No es la primera vez que ese grito de odio suena en España: entre 1936 y 1978 ser masón en España era un delito”, afirman los masones en un comunicado en el que destacan que “hoy, en la España democrática, el delito es el odio al diferente, castigado por nuestro Código Penal con pena de prisión de uno a cuatro años”.

Según la Gran Logia, “son las autoridades competentes, no nosotros, las que deben determinar si ayer, ante las cámaras y micrófonos de los medios de comunicación, se produjo un delito de odio”. “Ya hemos visto esta reacción en otros momentos de la historia”, continúa este colectivo, que señala que “la masonería siempre atraerá odio porque, en esencia, es amor”.

“Ayer fuimos atacados desde el fanatismo y la ignorancia. A la hora de salir de su ignorancia y perseguir la verdad fenomenológica, el ser humano cuenta desde hace siglos con el método científico: los hechos deben demostrar las hipótesis que formula”, afirma en la mencionada nota a los medios. Para los masones “en nuestros días, sin embargo, hay un retorno a la probatio diabólica medieval: creer firmemente en una idea, aunque no pueda demostrar que es cierta, porque es indemostrable que no es cierta”.

En su opinión, “lo más terrible no son las ideas en sí, ni que algunas de ellas nos incluyan en sus delirios. Lo más terrible son los actos que provocan, de consecuencias sanitarias insospechadas, como una concentración de miles de personas que incumplen, desconfiando de la ciencia, las medidas de distancia social y protección decretadas para contener los rebrotes”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA