El inspector del ‘caso Gürtel’ cita un «informe paralelo» sobre Bárcenas de 2015 entre las barreras a la instrucción

El inspector de la Policía Manuel Morocho

El inspector de la Policía Manuel Morocho - Foto: EUROPA PRESS/R.Rubio.POOL

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El inspector principal del ‘caso Gürtel’, Manuel Morocho, ha detallado este jueves en la comisión de investigación por la operación ‘Kitchen’ del Congreso de los Diputados las diferentes «barreras» a las que se ha enfrentando durante estos años, citando un traslado de destino dentro de la Policía, pasando de la UDEF a la Dirección Adjunta Operativa (DAO) bajo las órdenes de Eugenio Pino, y la aparición de un «informe paralelo» sobre Luis Bárcenas.

 

El diputado del PSOE David Serrada le ha preguntado si estando en la DAO tuvo alguna sospecha de investigaciones paralelas, mencionando la ‘operación Kitchen’. En un principio, Morocho ha dicho que no porque su función fue «decorativa», aunque acto seguido ha pedido perdón y ha relatado que «hubo un momento que tuvo la constatación material de la existencia de una investigación paralela sobre el entorno de Luis Bárcenas».

Se trata de una cuestión de la que Morocho –que ha reconocido amenazas y presiones por su investigación, incluso «actualmente»– ya testificó en la Audiencia Nacional en 2019, cuando habló de esta investigación «secreta» sobre Bárcenas que era «coincidente» con Gürtel, pero incluida posteriormente en las bases de datos policiales usando información descontextualizada.

Este jueves en el Congreso ha abundado sobre ello para mencionar este informe en formato Word del que tuvo conocimiento cuando estuvo destinado en la DAO, entre 2015 y mediados de 2016, recordando que el «apogeo» de la operación ‘Kitchen’ para supuestamente sustraer documentación sensible del extesorero del PP Luis Bárcenas fue entre julio de 2013 y octubre de 2015.

ARCHIVO EN FORMATO WORD

Estando en la DAO, ha comentado Morocho, «tuvo constatación material de la existencia de una investigación paralela», de agosto de 2015, a la que él estaba llevando a cabo dentro del ‘caso Gürtel’. En concreto se ha referido a una base de datos dentro de una herramienta de inteligencia criminal, un archivo en formato Word, que abrió y leyó tras ser advertido por sus superiores de su existencia, dando cuenta al juez de ello.

«El encartado definía el contenido», ha señalado, explicando que llevaba por título «Luis Bárcenas Gutiérrez». En el mismo se hacía referencia a cuestiones temporales de «personas vinculadas» al extesorero del PP y «su entorno familiar». Luego ha indicado que ese documento fue motivo de desclasificación del Consejo de Ministros, dentro del caso Kitchen.

«Los elementos que aparecían allí eran conocidos por nosotros», ha añadido en referencia a este documento que apareció en bases de datos policiales al margen de la investigación del ‘caso Gürtel’, una información «sesgada» y que «produjo un cruce buscado sobre una investigación en curso».

«Se graba por un órgano superior que su función es de coordinación, no tiene encomendada la investigación ‘per se’, y menos en procedimientos judiciales. Esa investigación se hizo fuera del control judicial», ha enfatizado sobre ese informe de 2015 que, ha insistido, «no era relevante, no aportaba nada» y que «se comunicó a la autoridad judicial». «Como todo lo que yo hago», ha apostillado.

LE PIDIERON EL MÓVIL DE ROSALÍA

En otro momento de su comparecencia, a preguntas del diputado de Bildu Jon Iñarritu, ha señalado que durante esta etapa en la DAO le pidieron datos que le dieron pie a pensar se le estaba «utilizaba para algo», como el móvil de la mujer de Bárcenas, Rosalía iglesias, y la certificación de determinadas salidas de fondos y otra información complementaria que afectaban al núcleo de la investigación.

Morocho ha relatado que, siendo Eugenio Pino director adjunto operativo, fue destinado a este lugar, por lo que tuvo que compatibilizar su labor de policía judicial con la revisión de informes remitidos desde la DAO y que afectaban al patrimonio del comisario jubilado José Manuel Villarejo –de quien ha dicho que «no formó parte en ningún momento» de la investigación Gürtel– o el Informe PISA, en este caso sobre el líder de Podemos, Pablo Iglesias.

También ha citado unos documentos en inglés sobre créditos de la familia Pujol que le fueron mostrados si bien luego no se le pidió la elaboración de ningún informe al respecto, una revelación que ha sorprendido a la diputada de ERC Pilar Valluguera.

INFORMES SOBRE VILLAREJO, PISA O PUJOL

En relación con el informe PISA, y también a preguntas de Iñarritu en un posterior turno del interrogatorio, Morocho se ha referido a la existencia en los documentos que le hicieron llegar de información de «fuentes cerradas», como determinados datos bancarios que no podrían haber sido obtenidos sin autorización jurídica. Ha añadido que él desconocía la «trazabilidad» del origen de dichos datos, lo que podía llevar a «equívoco e ilegalidad».

«El documento incurría una serie de notas e informaciones con una visión no neutral (*) que yo analicé desde el prisma de la legalidad y lo que allí se ponía era extramuros de la ley de partidos políticos o estaba fuera de lo que recogía la normativa legal», ha añadido, para puntualizar a preguntas del diputado de Podemos Enrique Santiago que él manifestó a sus superiores que «no se cumplían los protocolos mínimos para investigar, pues no había ‘noticia criminis’ que justificara el arranque de las pesquisas.

El PP ha aprovechado su turno para cuestionar la labor de investigación de Morocho. «Lleva 13 años investigando al PP, a nadie se le ha dado tanto tiempo, ¿Cuánto tiempo más necesita para cerrar la investigación?», le ha preguntado el diputado de este partido Eloy Suárez Lamata. «Yo actúo como Policía Judicial bajo dirección de tribunales y fiscales, no abro ni cierro investigaciones», ha contestado.

El diputado del PP ha citado los informes que afectaron a Francisco Camps y también las querellas que motivaron la imputación de Morocho –luego archivadas, según ha recordado éste–. Suárez Lamata le ha acusado de incluir «juicios de valor en sus informes», en concreto mencionando un informe sobre la caja B de la formación conservadora, repitiendo Morocho que sus escritos tienen «un valor de atestado sometido a valoración de órganos judiciales».

Esta intervención del PP ha llevado a la diputada de Vox Macarena Olona a reprender el intento de poner en duda la actuación de un «servidor público», algo que ha repetido luego otro abogado del Estado como ella, el diputado de Ciudadanos Edmundo Bal. Además, han recordado que el inspector fue condecorado tanto por gobiernos socialistas como ‘populares’.

Morocho también se ha referido a su «extraña situación actualmente en el cuerpo», ya que sigue trabajando para el juzgado de la Audiencia Nacional pero no tiene una «situación definida» en la UDEF.

En unos días, según ha anunciado, tendrá que acudir como perito al juicio por la caja B. En este punto ha lamentado que no exista un reconocimiento de la labor de los agentes como él y su equipo, ni un estatus atrayente para que nuevas personas quieran trabajar en estos asuntos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA