El Gobierno plantea una “herencia pública universal” para comprar una casa o montar un negocio

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la presentación del informe 'España 2050'. (Foto: Pool Moncloa/Fernando Calvo)

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha presentado hoy ‘España 2050’, un plan para decidir “qué país queremos ser dentro de 30 años”. Además del fin de la brecha de género o de rebajar la tasa de desempleo, este extenso informe contempla la creación de una “herencia pública universal” que permita a los jóvenes poder comprar su primera casa, montar un negocio o mejorar su formación.

“Otro futuro es posible”. Así se afirma en el documento ‘Fundamentos y propuestas para una Estrategia Nacional de Largo Plazo’ del que ha dado cuenta el jefe del Ejecutivo, que defiende que “la evolución de la desigualdad en las próximas décadas dependerá de nosotros”. De esta manera, incide en la importancia de la educación y la recualificación de la fuerza trabajadora para reactivar “el ascenso social” y en la necesidad de “adecuar y modernizar la regularización laboral”.

Tras mencionar el papel de la transformación digital para “mitigar muchas de las desigualdades que hoy aquejan a nuestra sociedad”, el Gobierno pone sobre la mesa la idea de una herencia para todos. “El mundo cambia y nuestro estado de bienestar debe cambiar con él”, sostiene el informe, que destaca que ante esto “conviene que España estudie, debata y evalúe nuevos mecanismos de protección colectiva que ayuden a ampliar o reforzar los actuales”.

“Existen numerosas propuestas que, aunque todavía embrionarias, ya están presentes en el debate social en países de nuestro entorno”, asegura, y “una de las más destacadas es la herencia pública universal”.

Según se expone, “la desigualdad intergeneracional de la riqueza es uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta la sociedad europea”. “En la desigualdad de la riqueza, las herencias juegan un papel cada vez más crucial”, lo que afecta “de manera decisiva a la equidad entre las generaciones jóvenes”. Ante esto, detalla que “una propuesta novedosa para contribuir a que este fenómeno no se agudice en el futuro es la posible creación de una herencia pública universal”.

Es decir, “una dotación económica que todos los jóvenes del país recibirían una vez alcanzada una cierta edad”. Este dinero, continúa, “podría usarse para adquirir la primera vivienda, financiar la creación de un negocio, o completar la formación.

“Ahora mismo puede sonar utópico”, reconoce, “pero es posible que en las próximas décadas se haga realidad en algunos países”. De ahí que aboque por “explorar esta posibilidad teniendo en cuenta los niveles de desigualdad existentes en el momento de su puesta en marcha, así como su efecto adicional al resto de medidas sociales”. Eso sí, no da más detalles. Ni de dónde saldría el dinero ni hasta qué edad se podría recibir.