El Gobierno pide a las empresas contar con guantes y mascarillas ante la vuelta al trabajo

Salvador Illa

El Gobierno ha publicado este sábado una guía de buenas prácticas en centros de trabajo con el objetivo de prevenir posibles contagios de Covid-19 ante el fin este lunes de la hibernación económica, que conlleva la reincorporación de miles de trabajadores a sus puestos. En ella, además de un nuevo llamamiento a las medidas de higiene y distancia interpersonal, se pide a las empresas contar con guantes y mascarillas para sus plantillas.

“El personal”, detalla el Ejecutivo, “deberá estar informado de las recomendaciones sanitarias que deben seguir de forma individual y estará provisto de los productos de higiene necesarios –jabón, solución hidroalcohólica y pañuelos desechables– para poder seguir las recomendaciones individuales”.

Asimismo, explica en esta guía, es necesario “contar con aprovisionamiento suficiente de material de protección, especialmente guantes y mascarillas”, así como la adopción de “medidas específicas para minimizar el riesgo de transmisión a trabajadores especialmente sensibles o vulnerables, como las personas mayores de 65 años, embarazadas y personas que padezcan enfermedades cardiovasculares”.

No obstante, se insiste en este documento, las empresas “deberán facilitar, a través de los servicios de prevención de riesgos laborales, el teletrabajo o unas condiciones de trabajo de bajo riesgo”. “De no ser posible, los empleados en estas circunstancias podrán solicitar una valoración de su facultativo de atención primaria”.

En el ámbito de seguridad laboral, el Gobierno aconseja realizar un “plan de contingencia identificando el riesgo de exposición al virus de las diferentes actividades y adoptando medidas de protección en cada caso, así como protocolos para la protección de la plantilla y de los empleados o empleadas que manifiesten síntomas”.

A los trabajadores y trabajadoras, por su parte, esta guía recomienda mantener la distancia interpersonal de 2 metros, evitando “saludos cercanos” y el uso compartido de equipos “en la medida de lo posible”. A esto hay que sumar “no tocarse los ojos, la nariz y la boca, así como el lavado frecuente de manos con agua y jabón, al menos durante 40 segundos, o con una solución hidroalcohólica”.

“Es especialmente importante lavarse después de toser o estornudar o tras tocar superficies potencialmente contaminadas”, remarca el Ejecutivo, que detalla que “en caso de toser o estornudar, se recuerda la recomendación de cubrir la nariz y la boca con la parte interna del codo o un pañuelo desechable, tirándolo a continuación a un cubo de basura que cuente con cierre”.

En el centro de trabajo se aboga por una “ventilación periódica” al menos de forma diaria y por espacio de cinco minutos y la limpieza de los filtros de aire, demás de aumentar el nivel de ventilación de los sistemas de climatización. Sobre las tareas de limpieza en las distintas estancias, el personal asignado debe tener una “correcta protección”, con el uso de mascarilla y guantes, además de disponer de los “detergentes habituales, pues son suficientes, aunque también se pueden contemplar la incorporación de lejía u otros productos desinfectantes a las rutinas de limpieza”.

“Los uniformes de trabajo o similares, serán embolsados y cerrados, y se trasladarán hasta el punto donde se haga su lavado habitual, recomendándose un lavado con un ciclo completo a una temperatura de entre 60 y 90 grados”, expone el Ministerio de Sanidad en sus recomendaciones.

Se distribuirán 10 millones de mascarillas

Desde este lunes, martes en las comunidades donde el lunes sea festivo, se distribuirán 10 millones de mascarillas en las estaciones de metro y cercanías, según las cifras dadas por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. Los encargados de facilitarlas a los ciudadanos serán miembros de la Policía y de la Protección Civil. Su uso, ha remarcado el titular de este departamento, no es obligatorio, pero sí “recomendable”, por lo que no están estipuladas sanciones para quien no las lleve.