El Gobierno eleva hasta el 8,4% la previsión de déficit para 2021 por el menor crecimiento del PIB

La ministra portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero, durante su comparecencia en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros celebrado en Moncloa, Madrid (España), a 30 de junio de 2020

María Jesús Montero, ministra de Hacienda. Autor: EUROPA PRESS/E. Parra. POOL

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, espera que España finalice 2021 con un déficit público del 8,4%, siete décimas más que lo estimado en el Proyecto de Presupuestos, después de que el crecimiento económico vaya a ser también sensiblemente inferior.

En una comparecencia en el Ministerio que dirige, Montero ha explicado que, pese a lo elevado de la cifra, el déficit registrará la “segunda mayor reducción de la serie histórica” frente al 10,1% de 2020. Además es una proyección calculada “a partir de un escenario inercial”, sin incluir el impacto de las posibles reformas económicas que se van a aplicar a lo largo del ciclo económico. Estas reformas afectarán al mercado laboral a la recaudación fiscal o al sistema de pensiones, ha recordado la ministra.

El incremento de siete décimas en el déficit público es sensiblemente menor al recorte de tres puntos en la previsión del PIB del Gobierno para este año (6,5% de crecimiento), un desacoplamiento que la ministra de Hacienda ha explicado por el punto de partida respecto a 2020: el déficit cerró el año pasado en el 10,09% del PIB, cuando el Ejecutivo había augurado un 11,3% y algunos organismos internacionales hablaban hasta de un 14%.

La Administración central volverá a asumir la “mayor parte del coste”, ha explicado Montero, con un saldo negativo del 6,3% del PIB. La Seguridad Social registrará un déficit del 1,5% y las comunidades autónomas del 0,7%. Las corporaciones locales, es decir los ayuntamientos, se situarán en el 0,0%.

En la misma línea de 2021, en 2022 la reducción del déficit será “especialmente notable” por la mejora de la actividad y el fin de la emergencia sanitaria. En concreto, el déficit se situará en el 5,0%. No obstante, el Gobierno ha pedido a Bruselas que las reglas fiscales sigan suspendidas durante el próximo ejercicio. Para los siguientes ejercicios, la previsión apunta a un saldo negativo del 4% en 2023 y del 3,2% en el año 2024.

No obstante, Montero ha aclarado que “las medidas de estímulo se mantendrán el tiempo que sea necesario”. “No vamos a acometer errores del pasando cerrando una crisis en falso”, ha defendido, “vamos a demostrar que es posible retomar esa senda de crecimiento eco sin que nadie se quede atrás”.

Figuras tributarias y deuda pública

Volviendo a 2021, la ministra de Hacienda ha señalado que todas las figuras tributarias crecerán impulsadas por la “mejora de la actividad”. La mejora del empleo se traducirá en incremento del 5,9% en el IRPF, hasta una cifra de 104.703 millones de euros, mientras que el  IVA aportará 76.079 millones de euros, un 7,8% más por la mejora de la demanda interna. Asimismo el Gobierno espera recaudar a través del Impuesto de Sociedades 25.177 millones por la mejora de los beneficios empresariales. La recaudación en impuestos especiales (gasolina o alcohol entre otros) ascenderá a 21.491 millones, un 4,6% más.

En cuanto a la senda de reducción de la deuda pública, el Gobierno espera que empiece a reducirse este mismo año, pasando del 120% del PIB a un 119,5% del PIB en 2021. El objetivo es que para 2024, fin de la proyección, la ratio se sitúe en el 112,1% del PIB.