El Gobierno despliega a la UME en las grandes estaciones de Cercanías de Madrid para evitar aglomeraciones

Militares de la Unidad Militar de Emergencias (UME) en Atocha
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Gobierno ha decidido desplegar a partir de mañana martes efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) en las principales estaciones del servicio ferroviario de Cercanías de Madrid con el fin de evitar posibles aglomeraciones de viajeros, según informaron a Europa Press en fuentes del Ministerio de Transportes.

Los efectivos militares estarán presentes en las cuatro grandes estaciones, las de Atocha, Chamartín, Nuevos Ministerios y Sol, y entre las 7.00 horas y las 9.00 horas, dado que es esta ‘hora punta’ de la mañana donde más posibilidad hay de que se concentren más viajeros.

Los efectivos de la UME se coordinarán con los vigilantes de seguridad que ya trabajan en estas estaciones con el principal objetivo de controlar el acceso a los andenes para que no pase un elevado número de pasajeros a la vez, y que los pasajeros que ya estén en los andenes no se concentren.

También se encargarán de vigilar el número de pasajeros que entran en cada tren, para que no supere lo indicado en las recomendaciones realizadas por Sanidad para evitar la propagación del coronavirus.

Asimismo, en el interior de los trenes serán ya los vigilantes de seguridad los que supervisarán que los viajeros se colocan en los trenes con las correspondientes distancias.

Esta iniciativa de desplegar efectivos del UME se suma a la ya anunciada esta mañana de reformar a partir de este martes el servicio de Cercanías, especialmente en la línea C-5.

Asimismo, ambas se toman después de que a primera hora de este lunes, primer día laborable del estado de alarma, se registraran «puntuales aglomeraciones» en el servicio de Cercanías de Madrid, tal como reconoció en rueda de prensa la secretaria general de Transportes, María Jesús Rallo.

No obstante, tanto la alto cargo del Ministerio que dirige José Luis Ábalos como Renfe y Adif atribuyeron estas aglomeraciones al retraso provocado en la circulación de los trenes por una incidencia en la infraestructura.

En este sentido, la secretaria general de Transportes indicó que el Gobierno tomará «todas las decisiones operativas que sean necesarias para compatibilizar la necesidad de movilidad de los ciudadanos que deban trasladarse por motivo de trabajo u otras causas de fuerza mayor, con la necesidad de restringir al máximo la movilidad de los ciudadanos».