El Gobierno de Ayuso denuncia una “campaña indecente” contra Cruz Roja

Enrique Ruiz Escudero, Antonio Zapatero y Elena Andradas
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Comunidad de Madrid ha salido en defensa de la Cruz Roja ante lo que ha calificado como una “campaña indecente” contra la institución humanitaria respecto “a ese concepto siempre de la privatización, que roza el ridículo”. “Me parece lamentable esta campaña”, ha reiterado el consejero de Sanidad de la región, Enrique Ruiz Escudero, ante las críticas vertidas por partidos, sindicatos y colectivos sanitarios tras la adjudicación de parte de la campaña de vacunación.

Según publicó esta semana el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso en el portal de la contratación, el Gobierno regional ha adjudicado a Cruz Roja el servicio de vacunación por casi 805.000 euros durante seis meses. Y lo ha hecho a través de un procedimiento de emergencia, es decir, a dedo, sin concurso público.

De esta manera, la institución aportará 25 trabajadores mediante este contrato ratificado por Escudero el 29 de diciembre y que se puso en marcha un día después. Si bien Cruz Roja empezó a buscar candidatos a mediados de diciembre.

En una comparecencia junto a Antonio Zapatero y Elena Andradas para dar cuenta de la situación epidemiológica y anunciar nuevas restricciones, el consejero ha remarcado que la mencionada entidad “colabora con todas las administraciones de todo signo político”, entre las que ha citado el Gobierno de España, y “vamos a seguir realizando esa colaboración con ellos”, que “no tienen ánimo de lucro en esas acciones”.

La Comunidad va a “poner todos los recursos que sean necesarios para vacunar a todos los madrileños”, ha insistido Enrique Ruiz Escudero, que ha explicado que en el caso de la Cruz Roja “apenas supone un 5% de toda la actividad de vacunación” del Ejecutivo regional.

Para el Sindicato de Enfermería, Satse, la mencionada adjudicación alude a un servicio “que podrían realizar los centros de salud si se les dotase correctamente”. “Con ese mismo dinero, si quisieran, podrían contratar a más de medio centenar de enfermeras en los centros de salud de la Comunidad de Madrid que, además de vacunar, podrían ofrecer otros servicios sanitarios a la comunidad a través de las Consultas de Enfermería”, denuncia. Y es que, en su opinión, “es duplicar los gastos”.

Por su parte, CCOO, incide en que con los 805.000 del contrato el SERMAS “podría contratar durante seis meses (lo que dura el contrato), 28 enfermeras y 28 TCAE, más del doble de personal que aporta la empresa privada para suministrar las vacunas”.