El Gobierno aprueba un techo de gasto récord de 198.221 millones y mantiene el déficit en el 5% este año

María Jesús Montero

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en una comparecencia tras el Consejo de Ministros. (Foto: Pool Moncloa/Borja Puig de la Bellacasa)

El Gobierno da el pistoletazo de salida a la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado para 2023, las últimas cuentas de la legislatura. El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el límite de gasto no financiero, más conocido como techo de gasto, que marca la cifra récord de 198.221 millones de euros. Es decir, un 1,1% más respecto al ejercicio anterior, incluyendo los fondos procedentes de la UE.

“El nuevo techo de gasto alcanza una cifra récord, aunque ello no impedirá que sigamos reduciendo nuestro desequilibrio y manteniendo el esfuerzo inversor”, ha asegurado la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, donde ha desglosado el nuevo límite de gasto no financiero para 2023, que por tercer año consecutivo se sitúa en máximos.

Junto a la aprobación del techo de gasto, el Gobierno ha actualizado los objetivos de déficit y deuda. En cuanto al déficit público, Hacienda ha mantenido su previsión, al augurar un desajuste del 5% del PIB este año, y ha establecido una tasa de referencia del 3,9% del PIB en 2023, la misma incluida en el Programa de Estabilidad 2022-2025 enviado en abril a Bruselas. La senda a medio plazo del Gobierno establece la reducción del déficit por debajo del 3% del PIB en 2025, recoge Europa Press.

Al igual que en 2020, 2021 y 2022, la Comisión Europea ha propuesto que las reglas que limitan el déficit y la deuda públicos de los Estados miembros sigan suspendidas en 2023. La suspensión de las reglas fiscales, que tiene que ser aprobada por el Gobierno con el visto bueno de la Comisión Europea, está amparada por los artículos 135.4 de la Constitución y en el 11.3 de la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

Montero ha anticipado que, al igual que el año pasado, solicitará al Congreso de los Diputados que vuelva a certificar que aprecia la existencia de una situación de excepcionalidad que justifica la necesidad de suspender estas reglas de déficit y de deuda y legitime así la decisión del Gobierno, como exige la Constitución y la Ley de Estabilidad Presupuestaria.