El FMI y Alemania elevan su enfrentamiento por la deuda griega

Wolfgang Schauble
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La reunión que mantuvieron este lunes el Eurogrupo y el Fondo Monetario Internacional acabó a medianoche y sin acuerdo sobre el segundo tramo de rescate a Grecia. Si no se inyecta ese fondo de liquidez, Atenas podría entrar en bancarrota este mes de julio, fecha en la que le vencen 7.000 millones de euros de deuda.

Los ministros de Economía de la Unión Europea y el representante del FMI, Poul Thomsen, revisaron el estado del rescate griego y admitieron el ‘buen trabajo’ realizado por Alexis Tsipras al frente del Ejecutivo heleno, que ha cumplido las exigencias de Bruselas sin apenas recibir resultados positivos por ello. De hecho, la economía de Grecia ha vuelto a entrar en recesión.

Esta y otras muchas razones son las que hacen al FMI ser crítico con la postura comunitaria respecto a Tsipras, ya que el Fondo Monetario Internacional considera que sin un alivio de la deuda será imposible que la economía griega prospere.

Cada vez son más los ministros de Economía los que comparten esa visión. La mayoría de los ayer presentes en la reunión abogaban por reestructurar la deuda, entre ellos Bruno Le Maire, ministro de economía de Emmanuel Macron, que confesó tener “divergencias” con el representante alemán.

Allí estaba Wolfgang Schaüble, ministro de Finanzas alemán y principal escéptico con esa proposición. Cuentan que la discusión entre Schaüble y Thomsen (FMI) se prolongó durante horas, ya que el FMI se niega a poner parte de ese tramo del rescate sin una quita de la deuda. Y Alemania no quiere llevar a cabo el rescate sin la colaboración del FMI.

El ministro de Economía español, Luis de Guindos, trató de permanecer en medio de las dos posturas y hacer de puente de cara a un acuerdo entre las partes. De Guindos rechaza que exista un riesgo de impago por parte de Grecia a pesar de la falta de acuerdo y ha asegurado, en declaraciones recogidas por RTVE, que se desembolsarán 7.500 millones a Atenas cuando se cierre la segunda revisión del rescate.