El fiscal Anticorrupción ocultó su sociedad en Panamá al considerarlo “irrelevante”

Manuel Moix, Fiscal Anticorrupción
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

“No tengo ningún interés en mantener esta situación si se considera que no soy el más idóneo”. Así lo ha asegurado el fiscal Anticorrupción, Manuel Moix, que ha negado que se quiera aferrar a su puesto. Y es que, ante la ante la polémica desatada por su sociedad ‘offshore’ en Panamá junto a sus tres hermanos, el fiscal ha defendido que no tiene “ningún apego al cargo” e “igual que me han puesto me pueden quitar”.

“No estoy aquí para estar cueste lo que cueste, valga lo que valga”, ha continuado Moix en una entrevista en Onda Cero en la que ha explicado que no informó al Fiscal General del Estado, José Manuel Maza, de esta empresa panameña, de la que posee un 25%, por entender que era “irrelevante”.

Para el fiscal Anticorrupción este asunto no tiene “ninguna relevancia”. “Es una herencia, está todo declarado, está todo legalizado y no tienen ningún tipo de incompatibilidad para el ejercicio de la función”, ha respondido preguntado por los motivos por los que no informó a Maza cuando le ofreció el cargo. “Se puede entender que estéticamente eso no es correcto, pero lo que hay que valorar es si eso influye en el ejercicio de la función objetivamente hablando”, ha insistido Moix, que sí que reconoce que se equivocó al calcular la verdadera relevancia que podía tener este asunto. “Es indudable que calculé mal”, ha dicho

Asimismo, ha afirmado que tiene una “conversación pendiente con el Fiscal General del Estado” y que cualquier solución sobre su situación “me parece razonable”.

Moix también ha explicado que no se deshizo de esta empresa, ya que para ello, además de disolver la sociedad, hay que adjudicar el bien y pagar una serie de impuestos, que es “lo que encarece la operación”. Se ríe. La conversación cuando la tengamos la sabrán ustedes si es que se tiene que transmitir.

El tono de esta entrevista dista, y mucho, de la protagonizada ayer en la SER. Mientras que en la de la emisora de Prisa estuvo marcada por la tensión y la seriedad, esta mañana incluso se ha reído.