El Estado recibirá casi 190 millones este año del dividendo de CaixaBank

Caixabank Bankia

CaixaBank

CaixaBank ha anunciado hoy que su “sólida posición” tras la absorción de Bankia le permite retomar su política tradicional de dividendos. En concreto, la entidad prevé repartir este año 1.179 millones de euros entre sus accionistas con cargo a los resultados de 2021; el Estado, con una participación del 16,1% a través del FROB, recibirá casi 190 millones.

El Consejo de Administración de CaixaBank ha acordado proponer a la próxima Junta General de Accionistas la distribución de un dividendo en efectivo de 0,1463 euros brutos por acción, con cargo a los beneficios del ejercicio 2021, a abonar durante el segundo trimestre del 2022, según ha anunciado hoy la entidad.

Con el pago de este dividendo, el importe de la remuneración al accionista correspondiente al ejercicio 2021 será de 1.179 millones de euros, equivalente al 50% sobre el resultado consolidado ajustado por los impactos extraordinarios de la fusión con Bankia. El Estado controla actualmente un 16,1% de la entidad a través del FROB, que era el mayor accionista del banco rescatado.

Teniendo en cuenta estas cifras, al Estado le corresponderá 189,8 millones de euros del dividendo de CaixaBank.

La entidad elevará el payout recomprará acciones

Por otro lado el consejo de CaixaBank ha aprobado también la política de dividendos para el ejercicio 2022, consistente en una distribución en efectivo del 50-60% del beneficio neto consolidado, pagadero en un único pago durante 2023, y sujeto a la aprobación final de la Junta General de Accionistas.

Adicionalmente, el Consejo ha manifestado la intención de CaixaBank, sujeta a la aprobación regulatoria apropiada, de implementar un programa de recompra de acciones (share buy-back) en el mercado durante el año fiscal 2022, con el fin de acercar la ratio de capital CET1 al objetivo interno.