El debate del euro digital abre la batalla entre la banca y las empresas de tarjetas de crédito

BCE Banco Central Europeo
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La pandemia de covid-19 no solo ha provocado una grave crisis económica, sino que ha propiciado cambios sociales, llevando a los ciudadanos a apostar más por los pagos digitales frente al dinero en efectivo. El propio Banco Central Europeo (BCE) ha puesto sobre la mesa el lanzamiento de un euro digital, pero el nuevo debate amenaza además con enconar el enfrentamiento entre dos sectores rivales pero en muchos casos interdependientes: el de los bancos tradicionales y el de las compañías de tarjetas de crédito.

“Los bancos centrales están comenzando a repensar lentamente el modelo de efectivo del siglo XVII y a acelerar el desarrollo de las monedas digitales de los bancos centrales (CBDC). Pero esto llevará tiempo, especialmente en las economías avanzadas donde los tipos de interés son bajos y la privacidad es una preocupación importante”, apuntan los analistas del servicio de investigación de Deutsche Bank en un informe.

Por ello, “los grandes ganadores” de esta tendencia hacia el pago digital “son las empresas de tarjetas estadounidenses, como Visa y Mastercard”, que además “ejercen un poder significativo para fijar precios, lo que no es una gran noticia para los minoristas o los consumidores”, critica la autora, Marion Laboure. Asimismo, “teniendo en cuenta el tenso contexto comercial mundial actual, podría fomentar las represalias contra las empresas de tarjetas estadounidenses”.

La experta de Deutsche Bank Research hace un llamamiento a que “los bancos centrales, los gobiernos, los grandes bancos y el sistema de compensación colaboren para establecer iniciativas de pago digital que permitan a los consumidores transferir fondos de una cuenta bancaria a otra sin depender de las tarjetas”. Aquí, “hay dos escenarios, cada uno con una probabilidad aproximadamente igual de ocurrir”, apunta el informe, “o el mercado encuentra una solución por sí mismo o, si el mercado falla, debe imponerse mediante regulación”.

Los riesgos de las monedas digitales para la banca

Por otro lado, la experta avisa de que una CBDC “podría ayudar a desintermediar el sistema bancario”. “La gente podría elegir mantener su dinero directamente en el banco central”, lo que “impactaría en la estabilidad financiera”. Por otro lado, “crearía responsabilidades adicionales” para los bancos centrales en áreas como el conocimiento del cliente o la prevención del blanqueo.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA