El colapso en la sanidad madrileña amenaza con extenderse a otoño

Varias personas protegidas con mascarilla se encuentran cerca de la puerta de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón (Madrid)

Imagen de unas urgencias hospitalarias. (Foto: Jesús Hellín - Europa Press)

Las vacaciones de verano, el cierre de camas hospitalarias, el despido de los contratos Covid, el cierre de los SUAP… Una tormenta perfecta que ha puesto en jaque a la sanidad madrileña. La sobrecarga y el colapso en las urgencias de los hospitales se ha puesto de manifiesto en las últimas semanas y será la tónica dominante durante todo el verano. La situación es tan delicada que, incluso, amenaza con extenderse más allá de septiembre.

Así lo han advertido los sindicatos, que llevan semanas alertando de que la saturación en la asistencia sanitaria ante los citados recortes del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso (menos camas, menos plantilla…) está mermando la atención que reciben los ciudadanos. La espera para ser atendido en las urgencias se ha disparado.

Según destaca CCOO, los tiempos de espera en los hospitales de la Comunidad de Madrid “se han llegado a cuadruplicar”. Por ejemplo, en La Paz “la espera en las urgencias puede llegar hasta 12 horas”, afirma el sindicato, que destaca que llega a atender a cientos de personas más que la media habitual. Y esto se repite en el resto de hospitales de la región. Las salas de espera de las urgencias no dan más de sí. Tampoco la plantilla de los mismos.

El cierre de los Servicios de Urgencias de la Atención Primaria (SUAP) decretado por el Ejecutivo autonómico está detrás, entre otros motivos, de esto. También, la falta de personal en los hospitales. Los sindicatos denuncian que la Comunidad no cubre las bajas, ya sea por vacaciones o por enfermedad, provocando que los y las profesionales estén doblando turnos.

Además, un verano más se cerrarán miles de camas (en torno a las 2.000, apuntan organizaciones sanitarias). Esto hace también que se empiecen a suspender cirugías. ¿La consecuencia? Más lista de espera. “La coyuntura de sobrecarga y colapso que se está viviendo este verano en la Comunidad de Madrid, va a provocar un nuevo colapso en otoño, por un incremento desmesurado de las cifras de demora en la atención sanitaria”, avisa CCOO.

“La suspensión de cirugías, que ya se están produciendo en los hospitales como la sobrecarga en las agendas por falta de personal, tanto en los centros de salud como en especialidades, va a generar también”, destaca, “un retraso considerable en las consultas con especialistas, como consecuencia en la realización de pruebas diagnósticas y en las operaciones quirúrgicas”.

Asimismo, este sindicado ha acusado al Gobierno de Ayuso de inflar la cifra de profesionales sanitarios de la región. En su opinión, el consejero de Sanidad de la Comunidad, Enrique Ruiz Escudero, se “saca de la manga” casi 10.000 profesionales más de los contratos registrados. Según los datos del Portal Estadístico de Personal del Servicio Madrileño de Salud, detalla Comisiones, en diciembre de 2019 había contratados 73.570 profesionales, “y no 80.000 como asegura Escudero”. Asimismo, remarca que “en mayo de este año (último dato censado) los contratos eran 76.967, y no 85.000 que es la cifra oficial que facilita el máximo responsable sanitario en la Comunidad”.

Nueva protesta y una gran marcha para octubre

Este domingo la Marea Blanca vuelve a salir a la calle en Madrid. Lo hace, explica la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (MEDSAP), para denunciar “un nuevo hachazo que afectará, de manera directa, a la calidad asistencial tanto de la Atención Primaria como los hospitales, que verán incrementada la presión, ya muy elevada, de sus servicios de urgencias”. Así, este colectivo incide en la necesidad de que los SUAP reabran de manera “inmediata” y que lo hagan con “la incorporación de sus profesionales”.

Junto a esta protesta, que se suma al aluvión de concentraciones que estos días se dan a las puertas de centros de salud y hospitales para revertir el cierre de las Urgencias de Primaria, se está preparando una marcha para el próximo octubre. Las asambleas de vecinos y vecinas de barrios como Carabanchel, Latina o Villaverde han decidido dar un paso más y llevar a cabo una gran manifestación compuesta por varias columnas que llegue hasta la Puerta del Sol, sede del Gobierno madrileño.