El boicot chino a las textiles occidentales pasa factura a Inditex pese al apoyo de HSBC

Sede de Inditex

Sede de Inditex

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Números rojos para Inditex en la jornada de hoy. La mejora de recomendación de los analistas de HSBC es insuficiente para impulsar las compras después de que el valor se haya visto lastrado por el boicot chino a varias textiles occidentales, especialmente su principal rival H&M.

Las acciones de Inditex retrocedían un ligero 0,04% al cierre hasta quedarse en 27,96 euros. La compañía más valiosa del selectivo madrileño no ha tenido un primer trimestre muy boyante en bolsa, con una revalorización acumulada en lo que va de año de un 7%. La capitalización bursátil se sitúa en 87.150 millones de euros.

Los analistas de HSBC consideran que Inditex todavía tiene recorrido alcista en bolsa. Hoy mismo han elevado el precio objetivo del valor de 29,5 a 32 euros, lo que supone un potencial alcista de prácticamente un 15% respecto a la cotización actual.

Sin embargo, este voto de confianza se ve hoy diluido por un boicot en China a las firmas textiles occidentales detrás del cual estaría el partido comunista. Los ataques comenzaron cuando la Liga Juvenil del partido llamó la atención el miércoles en su cuenta de redes sociales sobre una declaración de H&M en marzo de 2020 de que dejaría de comprar algodón de Xinjiang, en el noroeste de China. El minorista sueco, en palabras que también utilizan algunas otras marcas, dijo que estaba “profundamente preocupado” por las informaciones sobre trabajo forzoso allí.

Este mismo jueves, el diario chino Global Times también ha apuntado a Burberry, Adidas, Nike o New Balance por haber hecho comentarios de ese tipo sobre el algodón de Xinjian. En una información separada de este mismo diario se cita también una supuesta declaración de Zara (Inditex) de que tenía un “enfoque de tolerancia cero hacia el trabajo forzoso”.

Celebridades como Wang Yibo, un popular cantante y actor del país, han anunciado la ruptura de los contratos de patrocinio que mantienen.

Tensión entre Occidente y China por Xinjiang

Más de 1 millón de personas en Xinjiang, la mayoría de ellas de grupos étnicos predominantemente musulmanes, como los uigures, habrían sido confinadas en campos de trabajo, según investigadores y gobiernos extranjeros. Beijing niega haberlos maltratado y dice que está tratando de promover el desarrollo económico en la región y acabar con el radicalismo.

El lunes, la Unión Europea, EEUU, Reino Unido y Canadá anunciaron conjuntamente sanciones financieras y de viaje contra cuatro altos funcionarios chinos acusados ​​de abusos en Xinjiang.