El Banco de España anticipa un comportamiento expansivo del gasto de los hogares tras la crisis

Banco de España

Banco de España

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Banco de España anticipa una recuperación «intensa» del consumo de los hogares en «unos pocos trimestres» debido a la percepción de éstos de que el impacto de la crisis sanitaria será transitorio y no persistente en el tiempo, a diferencia de lo ocurrido en anteriores recesiones.

En un artículo en el que analiza la recuperación del consumo en 2021 a partir de las expectativas de los consumidores, el Banco de España señala que los hogares españoles, «en comparación con otras perturbaciones adversas previas», perciben que el ‘shock’ originado por el Covid tiene un grado de persistencia menor.

«Ello apuntaría a un repunte del consumo privado una vez que se solvente la crisis sanitaria, que tendería a compensar el retroceso observado durante la pandemia», apunta la institución.

El Banco de España señala que el impacto de la pandemia sobre la confianza de los agentes fue «súbito e intenso», pero en su mayor parte transitorio, lo que de por sí podría contribuir a que la recuperación de la actividad, una vez levantadas las medidas de contención, sea «más robusta».

«Los consumidores habrían percibido que el impacto de la crisis no tiene un grado de persistencia muy elevado, lo que contribuiría a que un comportamiento expansivo del gasto de los hogares apuntalara la recuperación de la actividad», subraya el organismo que gobierna Pablo Hernández de Cos.

Este comportamiento, añade la institución, es «novedoso» con respecto a lo observado en otras recesiones, lo que podría explicarse por la «contundente» respuesta de las políticas económicas para fortalecer las expectativas de los agentes y contribuir a la recuperación.

«En el caso concreto de los consumidores, el mecanismo de los ERTE, las moratorias crediticias y el mantenimiento de condiciones financieras muy favorables no solo habrían fortalecido las rentas y la posición patrimonial de estos agentes, sino que además habrían afianzado su confianza en un rápido repunte de la economía», indica.

«RÁPIDA MEJORA DE LAS EXPECTATIVAS»

Adicionalmente, el Banco de España afirma que «la rápida mejora de las expectativas» de los agentes acerca de la evolución de la economía podría ser también en parte «el reflejo de los procesos de adaptación a la pandemia y a las medidas introducidas para contenerla».

Estos procesos, que habrían incluido, por ejemplo, la adopción del teletrabajo y el comercio ‘online’, habrían permitido que, para un determinado grado de restricciones, la actividad económica se hubiera resentido cada vez en menor medida.

Por otro lado, el Banco de España destaca que, durante la pandemia, los hogares han acumulado una «importante bolsa de ahorro» por la imposibilidad de consumir determinados bienes y servicios y por la incertidumbre acerca de sus rentas futuras.

Aunque existen diversos argumentos que sugieren que este ahorro acumulado se trasladaría al consumo solo de forma limitada una vez que se resuelva la crisis sanitaria, como, por ejemplo, que los hogares que han ahorrado han sido mayoritariamente los de rentas altas, que tienen una menor propensión a consumir o la posibilidad de que los agentes interpreten que el fuerte aumento de la deuda pública llevará a mayores impuestos futuros, el Banco de España prevé un «desvanecimiento relativamente rápido» de los motivos precautorios que explicaron una parte del aumento del ahorro durante la pandemia.