El avance de la variante ómicron provoca una nueva descoordinación europea

Pasaporte COVID
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El rápido avance de la variante ómicron de la COVID-19 está provocando de nuevo la descoordinación entre los países europeos. La validez del certificado digital está siendo puesto en cuestión y algunos países, como Italia, quieren reintroducir la prueba de PCR para los viajeros que accedan al país. Los presidentes y primeros reunidos hoy en Bruselas en el Consejo Europeo abogaron por la coordinación -tal como defendió el presidente español, Pedro Sánchez en su intervención- y finalmente acordaron que se la Comisión Europea la encargada de buscar una solución que permita mantener abiertas las fronteras y al mismo tiempo que haya seguridad en los viajes.

Los líderes tuvieron un largo debate sobre la materia, pero no aclararon si esa coordinación es posible desde ya o se volverá a lo que ocurrió durante los primeros meses de la pandemia en los que se cerraron unilateralmente fronteras y cada uno optó por un tipo de medidas. Esto es así porque la Unión Europea (UE) no tiene competencias en materia de salud y, por tanto, cada estado puede adoptar las medidas que considere necesarias para proteger a sus ciudadanos.

El presidente español insistió en la necesidad de que esa coordinación sea inmediata y eficaz. De hecho, España no ha adoptado en los últimos tiempos medidas unilaterales al respecto, aunque también es cierto que es uno de los países menos afectados ahora por el avance de la pandemia, aunque en los últimos el número de contagios está creciendo muy rápidamente.

La presidenta de la Comisión, Urusula von der Leyen, defendió la necesidad de insistir en la vacunación, en la coordinación y luchar contra la desinformación además de aumentar la cooperación internacional para servir dosis a terceros países con problemas para adquirirlas. España es uno de los países en los que mejor ha funcionado la vacunación -el Gobierno es contrario a que sea obligatoria- y más ha donado a terceros países, por lo que “ambas cosas, vacunar a la población y ceder vacunas a otros, son posibles” según fuentes diplomáticas españolas. En ese sentido fue la intervención del presidente español.

PRIMER CONSEJO

Este es el primer Consejo europeo al que asiste el nuevo canciller alemán, Olaf Scholz, tras sustituir a Angela Merkel que ocupó el cargo durante 16 años. En esta sesión se tratarán otros asuntos como el aumento de los precios de la energía -asunto en el que España ha insistido reiteradamente en los últimos meses- y el conflicto entre Rusia y Ucrania que se abordarán a lo largo de la sesión de esta tarde.

Respecto a la energía el presidente español ya declaró por la mañana que España no está satisfecha con las propuestas de la Comisión al respecto -aunque acepta que se puedan realizar compras de gas entre varios países- y peleará para que en las conclusiones se insista en la necesidad de revisar el funcionamiento de los mercados a medio y largo plazo.