El alquiler en Madrid se ‘come’ el 42% del presupuesto familiar

Se alquila
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

A pesar de que los ingresos medios anuales de los hogares españoles se han incrementado en el último año un 2,4% hasta los 26.730 euros, según la última Encuesta de Condiciones de Vida publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el acceso a la vivienda se ha complicado: hacer frente a este gasto requiere ahora un 0,51% más del presupuesto familiar, el 25,86% del total.

Esta situación se agrava en algunas comunidades autónomas, como Madrid, donde el pago del alquiler requiere hasta el 41,70% del presupuesto familiar mientras que en Aragón solo exige el 22,78%, según un estudio publicado por Pisos.com.

Al contrario de lo que sucede con el alquiler, la compra no requiere dedicar más del 30% de los ingresos en ninguna comunidad autónoma. Sin embargo, también se registran diferencias de hasta el 13,65%, como sucede entre País Vasco y Navarra.

El principal responsable del hecho de que el acceso a la vivienda se haya complicado es el aumento de las rentas de alquiler de 652 a 675 euros mensuales, según revela el Informe de Alquiler de Pisos.com, ya que el precio de venta por metro cuadrado ha descendido de 1.552 a 1.526 euros.

El director general de Pisos.com, Miguel Ángel Alemany, señala que “aunque los ingresos medios mensuales por hogar han crecido, el aumento del precio del alquiler ha provocado que el acceso a la vivienda sea más costoso para los españoles, lo que disminuye su capacidad de gasto”.

Un alquiler medio de 675 euros equivale a una inversión del 30,30% del salario frente al 28,15% de hace a un año, mientras que la hipoteca requiere el 21,42% de los ingresos frente al 22,56% del año pasado, dejando más sueldo disponible a final de mes.

No obstante, y tal y como recuerda el responsable del portal inmobiliario, los dos principales métodos de acceso a la vivienda guardan una diferencia fundamental: “Aunque la hipoteca suponga un gasto mensual más reducido, no debemos perder de vista el ahorro previo que exige convertirse en propietario. Además, el perfil crediticio requerido a un inquilino siempre será más laxo que el que debe cumplir un comprador”.