El PSOE y la izquierda, cerca de un pacto sobre la fiscalidad de las Sicavs

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

En medio del debate sobre las futuras subidas de impuestos, el PSOE y la izquierda parlamentaria cada vez están más cerca de alcanzar un acuerdo sobre un aumento en la imposición a las sociedades de inversión de capital variable (Sicav), aunque sea sólo un mero maquillaje.

IU e ICV han propuesto al Gobierno elevar el gravamen sobre las polémicas sociedades que utilizan las grandes fortunas para canalizar e invertir sus ahorros hasta el 18% o el tipo que se determine para las rentas de capital, que también es objeto de revisión. Actualmente tributan al 1% frente al 30% al que los hacen las grandes empresas y el 25% de las pymes, y pagan unos impuestos del 18% cuando recogen beneficios.

Aparentemente se trataría de una subida, pero lo que los partidos de izquierda proponen es que cuando el socio de la Sicav recupere su inversión con las respectivas ganancias deje de tributar. Así, Hacienda sólo ingresaría por adelantado los impuestos de los rendimientos de estas sociedades, mientras que mejoraría la imagen pública de los grandes patrimonios porque soportaría una presión fiscal similar al del resto de rentas de capital.

La idea de modificar estos tributos también ha calado en las propias filas socialistas. La corriente más radical del PSOE, denominada izquierda socialista, acudirá mañana al Comité Federal del partido con esta idea. El cambio del gravamen de las Sicavs cuenta con más apoyos en un momento en el que el Departamento de Economía de Elena Salgado discute con los diferentes grupos políticos y con los sindicatos sus propuestas para los próximos Presupuestos Generales del Estado. La complicada situación parlamentaria del PSOE en el Congreso hace prever que la idea de aumentar la fiscalidad a estas sociedades de inversión se incluirá en los folios de los presupuestos que el Gobierno presentará a finales de mes.

El debate gana fuerza porque la bolsa española encadena un rally desde el pasado mes de marzo que ha hecho recuperar a las grandes fortunas parte de las pérdidas que habían cosechado tras el estallido de la crisis financiera. Con las recientes subidas, la recaudación fiscal de las participaciones que poseen los grandes patrimonios será mucho mayor, y las ahogadas arcas públicas podrán recibir algo de oxígeno. Además, también ocurre en un momento en el que la Bolsa española es la más barata entre las internacionales en términos de PER.

Tal y como contó ayer EL BOLETÍN, El Ibex 35 se presenta como el índice más barato en términos de PER (número de veces que el beneficio se recoge en el precio de la acción) si se compara con los mercados internacionales. La Bolsa cotiza con un PER de 13,25 veces.