España roza los cinco millones de parados

El número de parados aumentó en 144.700 personas en el tercer trimestre del año, según la Encuesta de Población Activa (EPA), con lo que el volumen total de desempleados roza ya los cinco millones. La tasa de paro, que se coloca en el 21,52%, no era tan elevada desde 1996. Además, hay otro dato muy negativo: 1,43 millones de hogares con todos sus miembros activos sin trabajo, un récord desde que se realiza la estadística.

El titular de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, ha reconocido que el dato de paro de la EPA del tercer trimestre es “malo, sin ningún tipo de ambages”, y más teniendo en cuenta que los meses de verano suelen ser buenos para la creación de empleo. Además, el ministro ha explicado que las cifras se explican por tres factores: el “mal comportamiento” de la construcción, el ajuste producido en el empleo público y la reducción del empleo al servicio del hogar familiar.

Las reacciones de los agentes sociales no se han hecho esperar. El vicepresidente de la CEOE y presidente de la patronal madrileña CEIM, Arturo Fernández, ha afirmado que es “horripilante”. “Hay que decir a las fuerzas políticas que se pongan de acuerdo y que los cambios sean inmediatos”. Mientras, los sindicatos han aprovechado para señalar que ni los recortes, las reformas laborales o las modificaciones en los tipos de contrato crean empleo, ironizando con que se rescate el empleo “y no a los bancos”.

Los cabezas de lista de PSOE y PP también opinaron sobre el hecho de que se roce la cifra de los cinco millones de parados. Mariano Rajoy culpó a la reforma laboral del PSOE, y Alfredo Pérez Rubalcaba recalcó que lo que demuestra es que sólo con austeridad “no se sale” de la crisis.