El Santander insinúa que la “letra pequeña” de los acuerdos de la EBA favorece a la banca alemana

El consejero delegado de Banco Santander, Alfredo Sáenz, ha señalado que en los acuerdos alcanzados sobre la deuda soberana para los requisitos de la EBA hay “mucha letra pequeña”, que permite a determinadas entidades “que no quiero nombrar” a apuntarse plusvalías en las carteras de deuda que tienen de Alemania, para que su ajuste sea menor que en otras.

Por contra, según ha explicado Sáenz, al Santander se le calculan minusvalías por sus bonos en España o Portugal, «pero no se nos suman las plusvalías que tenemos en deuda soberana de Latinoamérica». «A nosotros no nos valen las plusvalías», se ha lamentado.

Banco Santander, necesita, con datos a cierre de septiembre, 5.224 millones de euros para cumplir con el nuevo mínimo de solvencia que exigirá la autoridad bancaria europea (EBA) a junio de 2012, ya que, según sus cómputos, alcanza un core capital del 8,12%. Así lo ha señalado el consejero delegado de la entidad, Alfredo Sáenz, en su comparecencia para presentar los resultados del tercer trimestre, en la que ha asegurado que el grupo cumplirá estas exigencias “sin ampliar capital ni tocar la retribución al accionista”.

El Santander generará 2.300 millones (0,40 p.b.) a través de generación orgánica, otros 2.300 millones a través de optimización de activos de riesgo, y 1.700 millones (0,30 p.b.) con roll out de modelos internos. Con ello, no sólo se alcanzará el 9% de core capital necesario con los cómputos de la EBA, sino que se llegará, «con cálculos conservadores», a un 9,22%, que se traduce en un superavit de 1.076 millones de euros.

El consejero delegado ha negado asimismo polémica alguna por el hecho de que ningún banco español vaya a ampliar capital para cumplir con las nuevas exigencias. “Si hay que buscar chapuzas, que se busquen fuera de nuestras fronteras”. Con estas palabras ha respondido Alfredo Sáenz, consejero delegado de Banco Santander, a un periodista de un medio extranjero que ha puesto en duda la explicación de que los bancos españoles no tengan que ampliar capital a pesar de que son los que más necesidades presentan según la EBA.

“No hay cuestión en los balances de la banca española”, ha señalado. “Cada cual, que diga lo que quiera, joder (sic)”, ha continuado en tono campechano Sáenz, que ha defendido la rigurosidad de las cuentas las entidades españolas frente a las dudas planteadas por algunos analistas. El consejero delegado ha señalado además que el banco podría plantearse su estrategia de comprar deuda como ‘hedge’ ante los movimientos de tipos de interés. “Podríamos cambiar nuestra estrategia”, ha reconocido, “para ponernos más al abrigo de sorpresas como estas”, aunque ha señalado que aún no hay una decisión tomada.

Sáenz ha defendido, no obstante, que la recapitalización del sector financiero tendrá “consecuencias positivas” para la economía española. Por un lado, ningún banco deberá restringir el crédito para alcanzar los nuevos mínimos, y por el otro, los bancos tendrán más opciones de emitir deuda a largo plazo y habrá mayor flujo de crédito a empresas y familias.

Respecto a la cumbre del miércoles, Sáenz ha señalado que no se verá hasta dentro de un mes y medio si las medidas adoptadas tendrán efecto.