Novagalicia ‘tuerce’ los planes de futuro de Banco Gallego

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El futuro más inmediato de Banco Gallego vuelve a quedar en el aire por causa de Novagalicia. La nacionalizada ha echado este jueves un nuevo jarro de agua fría sobre los planes del banco al dejar entrever que no acudirá a la ampliación que prepara el que llegó a ser su inversión estrella.

La necesidad por poner guapa a Novagalicia parece anteponerse a cualquier antigua relación inversora en la lista de prioridades de los gestores del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) que ahora manejan el devenir de Banco Gallego. Y es que, ellos mismos han remitido una nota a la Comisión Nacional del Mercado de Valores en que recalcan que su única intención actual en el banco es “la venta en el corto plazo de su participación”. Y es que, el tiempo corre a contrarreloj para cumplir con el plan de saneamiento aprobado por el Banco de España y la Comisión Europea, que incluye el traspaso de su 49,84% en el Gallego.

Los administradores de la maltrecha Novagalicia han hecho este comunicado después de conocer que Banco Gallego ha convocado una junta de accionistas para el próximo martes 29 de enero -en primera convocatoria- a la que someterá su propio plan de saneamiento. Según la nota remitida al supervisor del mercado, “una reducción de capital por pérdidas, y un aumento de capital con aportaciones dinerarias, con derecho de suscripción preferente”; lo que en jerga financiera se conoce como una ‘operación acordeón’ que permite reequilibrar patrimonio y capital y, por ende, sanear las finanzas de una compañía.

La frase del comunicado que más ha llamado la atención de analistas e inversores ha sido la que subraya que ha sido redactado “a los efectos de que los accionistas puedan disponer de una información completa que les permita el correcto ejercicio de su derecho”. Un sobreaviso para que sus compañeros de inversión midan muy mucho si la operación podría salir adelante sin el beneplácito de Novagalicia, dicen los expertos. Un dolor de cabeza más para las grandes fortunas gallegas -principales accionistas (46,25%) de la antigua joya de la corona de la nacionalizada- y BNP Paribas (3,91%).