Botín pone el broche al ‘Investor Day’ con la promesa de una mayor remuneración al accionista

El presidente de Banco Santander, Emilio Botín, ha aprovechado su intervención en la clausura del ‘Investor Day’ para señalar que, a partir de 2013, la entidad espera “poder aumentar la remuneración por acción”. Para Botín, esto será posible gracias al modelo del grupo, que “ha probado ser correcto para superar los últimos cuatro años de crisis financiera y de cambios regulatorios”.

El presidente del gigante bancario español ha puesto especial énfasis en señalar que en este período el banco ha obtenido un beneficio neto medio anual de 8.000 millones de euros (32.000 millones de beneficio total); ha repartido entre los accionistas un total de 19.000 millones y, de acuerdo a los test de estrés del EBA, en un supuesto de escenario adverso sería el banco europeo con mayor beneficio, mayor dividendo y mayor beneficio retenido.

No obstante, Botín ha reconocido que el beneficio actual de Banco Santander “está muy por debajo de su potencial y en 2012 “será similar al actual”. “A partir de 2013”, ha recalcado el banquero, “creemos que el entorno macroeconómico y financiero mejorará paulatinamente. Espero que Banco Santander alcance, asumiendo el mismo perímetro, un ROE (rentabilidad sobre recursos propios) de entre el 12 y el 14%”. “Este objetivo debería traducirse en una revalorización significativa de la acción”, ha señalado.

“Banco Santander es más fuerte hoy que antes de la crisis; tiene una posición estratégica única entre los bancos globales y tiene una estrategia clara de creación de valor para el accionista en los próximos años”, según el presidente del grupo, que cree que “la acción Santander es una inversión de alta rentabilidad y bajo riesgo”.

Botín ha enfriado también aún más la posibilidad de que el Santander se haga con la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), en subasta tras la intervención el pasado julio por parte del Banco de España. Si ayer ya Alfredo Sáenz se limitó a señalar que el grupo había presentado una oferta porque “era su obligación”, hoy el presidente ha afirmado que “no tenemos planes de realizar ninguna adquisición o desinversión significativa en los próximos años”. “La diversificación geográfica nos da el equilibrio adecuado”, ha recordado.

El ladrillo le costará al Santander hasta 1.570 millones en dos años

Antes de la intervención de Botín, el vicepresidente del Santander, Matías Rodríguez Inciarte, ha sido el encargado de abrir la segunda y última jornada del ‘Investor Day’ del grupo con una exposición de los riesgos a los que se enfrenta. Inciarte ha señalado que la vinculación al ladrillo de la entidad en España le podría generar unas pérdidas adicionales en los próximos dos años de 1.570 millones de euros, una cifra inferior a los 2.536 millones de euros que el banco genera cada trimestre en ingresos operativos después de provisiones.

Según el documento remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), estas pérdidas se producirían en un escenario de máximo estrés, que incluye una caída del PIB de un 1% en 2012 y un crecimiento del 0,8% en 2013, así como una caída adicional del precio de la vivienda del 15% en 2011 y del 5% en 2012.

Banco Santander tiene activos inmobiliarios adjudicados por valor de 8.335 millones de euros, con unas provisiones de 2.669 millones, con lo que la cobertura es del 32%. De esta cifra, 3.314 millones corresponden a vivienda finalizada.

No obstante, el banco espera que su exposición inmobiliaria se rebaje en 6.000 millones de euros en tres años, al pasar de los 25.347 millones de euros actuales hasta 19.000 millones en 2013, es decir, reduciría sus activos vinculados al ladrillo en un 25%.

Inciarte ha destacado además que el banco tiene una cartera bien diversificada, con una limitada exposición al mercado inmobiliario español (3% de la cartera crediticia) y a la deuda soberana. El coste de crédito, bajo control en todos los mercados, se normalizará en España después de 2012, según sus estimaciones.

Sovereign continuará contribuyendo al crecimiento del Santander

El testigo de Rodríguez Inciarte lo ha tomado Jorge Morán, CEO de Sovereign, que ha defendido que la filial estadounidense del grupo continuará contribuyendo al crecimiento del grupo. Morán ha explicado las fortalezas de Sovereign, que tiene un ratio de Tier 1 del 14,1%, frente al 11,7% de media de sus principales competidores. La morosidad se ha reducido desde el 5,3% de 2009 hasta el 3,6%, en línea con el sector.

Banco Santander fue pionero en entrar en el mercado estadounidense con la compra en 2006 de un 20% de Sovereign, para hacerse con el control completo en 2008. Desde entonces, el banco español ha logrado sanear la situación de la entidad, cuya área de influencia es el noreste de EEUU, hasta devolverla a beneficios.

La filial estadounidense del mayor banco de la eurozona obtuvo en 2010 un beneficio de 562 millones de dólares, que contrastan con las pérdidas de 35 millones del ejercicio anterior. Jorge Morán fue nombrado consejero delegado de Sovereign en diciembre del año pasado.

Los beneficios de Zachodni, filial polaca del Santander, crecerán un 20% hasta 2013

Más reciente ha sido la compra del polaco Zachodni Bank. El máximo responsable de la filial polaca del Santander, Gerry Byrne, ha anunciado que el beneficio de la entidad crecerá un 20% anual hasta 2013 gracias a un crecimiento de dobles dígitos de los ingresos. El ratio coste-ingresos se mantendrá entre el 41% y el 43%, según las estimaciones de Byrne.

Byrne ha destacado asimismo la fortaleza del capital y de liquidez de la filial. El pasado mes de marzo, Santander cerró la adquisición de Bank Zachodni WBK por un total de 4.139 millones de euros, con lo que se convirtió en la última gran adquisición del banco que preside Emilio Botín. La entidad se incorporó al grupo el 1 de abril.

Más problemas atraviesa la filial en Portugal. En concreto, el Santander tiene una exposición de 1.600 millones de dólares a la deuda soberana portuguesa, según ha asegurado esta mañana el responsable del banco en el país, Nuno Amado.

Por otro lado, el mayor banco de la zona del euro cree que la morosidad de su negocio en Portugal se situará cerca del 6% a finales de 2013, es decir, que duplicará el 2,9% que tenía al cierre del año pasado. En concreto, la firma espera que los datos sigan siendo mejor que sus competidores, pero la morosidad de su filial llegará al 4,1% este año, se elevará al 5% el que viene y en 2013 al 6%.

Este deterioro se explica por la situación económica de un país en el que el Banco Santander espera que las reformas estructurales ayuden a que la economía avance, aunque advierte de que serán necesarios dos años para sentar las bases de un crecimiento estable.

El ‘Investor Day’ de Banco Santander, que ha clausurado hoy Botín, ha congregado en Londres a más de 300 analistas e inversores, con el objetivo de permitir a la comunidad inversora compartir con la alta dirección del banco las expectativas en los diferentes negocios y países donde opera el grupo español.