Los trabajadores de Novagalicia, los más afectados del sector por la nueva ronda de despidos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El rescate aprobado a finales de 2012 por Bruselas para la banca española en apuros conllevará una nueva ronda de despidos, pero no todas las entidades aplicarán con el mismo entusiasmo las tijeras a la hora de reducir las plantillas. Los trabajadores más afectados serán los de Novagalicia, entidad en la que se podría ir a la calle casi un 43% del personal.

El plan de recapitalización y reestructuración de Novagalicia, que recibirá ayudas públicas de 5.425 millones de euros, contempla 2.500 bajas, un 43% de la plantilla total de 4.700 personas actualmente en el banco. No obstante, el número de despidos podría ser inferior si finalmente el banco encuentra un comprador para Evo, marca bajo la que opera fuera de sus territorios de origen y que cuenta con 671 empleados.

Mañana la dirección de Novagalicia mantendrá su primera reunión con los sindicatos, a los que presentará su propuesta, después de que los representantes de los trabajadores hayan plantado hasta tres veces a la empresa ante la falta de documentación.

No obstante, si se atiende al número total de despidos, los trabajadores de Bankia serán los más afectados. El plan aprobado por Bruselas contempla 6.000 bajas, aunque la intención de la empresa es que 1.000 de ellas se produzcan a través de la venta de algunas unidades o negocios, como la filial en Miami (City National Bank of Florida). Aún así, el banco ha presentado a los sindicatos una propuesta para despedir a 5.000 empleados, con indemnizaciones de 22 días por año y  14 mensualidades.

Tras el proceso de reestructuración de la plantilla acometido en el momento de la fusión de las siete cajas fundadoras, la plantilla total de Bankia es de algo más de 20.000 empleados, por lo que el actual ERE, que deberá aprobarse antes del 9 de febrero, afectará a un 30% de los trabajadores. Por su parte, se estima que CatalunyaCaixa deberá suprimir otros 1.000 empleos, pero esa labor corresponderá al comprador que se haga con la entidad catalana en la subasta pública que hay abierta.

Entre las entidades del denominado ‘Grupo 2’, cuyo rescate fue aprobado hace menos de dos semanas, ya han comenzado también a conocerse las cifras de despidos que se acometerán. En este caso, la entidad que realizará más recortes será Caja España-Duero, que planea destruir 1.500 empleos, un 32% de los 4.700 trabajadores que tiene actualmente. No obstante, los sindicatos confían en que un acuerdo de fusión con Unicaja permita reducir finalmente la cifra.

No tendrán esa suerte los empleados de Caja 3, después de que Ibercaja, que absorberá la entidad en los próximos meses, se haya lavado las manos sobre el ajuste de plantilla pactado con Bruselas. A pesar de que Caja 3 retiró el ERE que pretendía llevar a cabo, su intención sigue siendo la de despedir a 592 trabajadores, una cuarta parte del personal en nómina.

Por su parte, BMN podría despedir a 867 empleados, un 10% de los 8.048 que tenía al cierre de 2011, mientras que Liberbank no tiene previsto proceder a ningún recorte de ese tipo, aunque sí planea una rebaja de sueldos.