‘El desastre de Bankia’: Wall Street Journal denuncia las injerencias políticas en el rescate del banco

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

‘El desastre de Bankia (The Babnkia disaster)’, es el elocuente titular de un editorial publicado hoy por The Wall Street Journal, en el que el prestigioso diario neoyorquino recuerda la trayectoria del banco y denuncia las injerencias políticas que han moldeado y a la vez entorpecido su proceso de rescate.

El WSJ, que califica a la entidad como “emblema hecho jirones de la crisis bancaria”, señala que “cuando Madrid anunció que Bankia necesitaría un rescate para reparar las mayores pérdidas de la historia bancaria española, pocos dudaron de que el banco seguiría dando titulares ocho meses después”. “La revelación real en esta infeliz saga es el grado en el que la política ha moldeado e impedido el proceso de rescate”, afirma la pieza.

El escándalo por las participaciones preferentes vendidas entre inversores minoristas por el banco tampoco pasa desapercibido para el rotativo estadounidense, que considera que los desacuerdos sobre el tratamiento de los afectados contribuyó a que España retrasara durante meses la petición de ayuda a los socios europeos. Aunque ahora estos inversores van ser compensados, algunos accionistas, que han perdido también mucho dinero, piden que haya una investigación oficial.

“Eso podría ser pedir demasiado a Madrid”, apunta el WSJ antes de recordar el proceso judicial iniciado contra el expresidente de la entidad, Rodrigo Rato, y otros altos ejecutivos de la entidad. Sin embargo, el diario recuerda que ni el PP ni el PSOE tienen muchas razones para iniciar un proceso de investigación judicial que podría implicar a ambos partidos.

Por ello, concluye, “Bankia permanece como un recordatorio de que la burbuja inmobiliaria española tuvo sus raíces en la interrelación entre gobiernos y banca. Hasta el crash, las cajas españoles eran instituciones muy unidas a los gobiernos regionales, y los consejos y reguladores eran miembros del partido deseando pasar por alto los excesos inmobiliarios de las entidades. España verá más desastres como Bankia hasta que esos lazos sean definitivamente rotos”.