Baile de sillas en la cúpula de Catalunya Caixa en plena recta final de la subasta

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La subasta de CatalunyaCaixa, que ha levantado no pocas dudas ante la decisión del FROB de no otorgar un esquema de protección de activos (EPA), entra mañana en su fase decisiva. Por ello, no deja de sorprender los cambios en la cúpula directiva de la entidad anunciados esta misma semana, con la salida de dos consejeros de su máximo órgano de gobierno.

Joaquim Boixareu Antolí y Edward Hugh Bengree-Jones han presentado su renuncia como miembros del consejo de administración de CatalunyaBanc con efectos a este martes, según ha informado la entidad financiera a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Tras las renuncias, el Fondo de Reestructuración Ordenada bancaria (FROB), como único accionista de la entidad, ha aprobado el nombramiento de Juan Francisco Corona Ramón y a Manuel Gari Eguillor como nuevos consejeros de CatalunyaCaixa. Ambos tendrán en principio un mandato de tres años en el mayor órgano de decisión del banco.

La marcha de Boixareu es la que ha provocado más polémica. Tal y como recuerda Economiadigital.es el empresario catalán declaró voluntariamente como imputado en el mediático caso Nóos, señalando que constituyó la Fundación Deporte, Cultura e Integración social (FDCIS) “como favor” a Iñaki Urdangarín.

La subasta de CatalunyaCaixa entra en una semana decisiva y los nervios comienzan a ser cada vez más patentes en el seno de la entidad nacionalizada, donde los trabajadores miran al futuro cada vez con más incertidumbre y los sindicatos empiezan a tomar posiciones de cara al más que probable recorte de empleo que acometerá el comprador.

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) escuchará ofertas no vinculantes por CatalunyaCaixa hasta este jueves, 28 de febrero, aunque la subasta de la entidad catalana rescatada sigue generando excesivas dudas tras la negativa del órgano dependiente del Banco de España de ofrecer a los posibles interesados un esquema de protección de activos (EPA) similar al que sí existieron en los casos de la CAM o el Banco de Valencia.

La banca se cuestiona si acudir a la fase de ofertas firmes para pujar por CatalunyaCaixa después de aflorar unos 3.000 millones en préstamos al sector inmobiliario que estaban mal clasificados, lo que podría engrosar la factura de una subasta que se realizará sin ningún mecanismo de ayudas públicas. El FROB había anunciado que la subasta de la entidad catalana se realizará sin esquema de protección de activos (EPA), pero las entidades interesadas siguen insistiendo en solicitar algún tipo de ayuda.

El poco interés despertado ha llevado al FROB a tantear a fondos y entidades internacionales. La agencia ya señaló que Deutsche Bank, el mayor banco alemán, se mostró interesado en entrar en la puja de CatalunyaCaixa, aunque finalmente se habría echado atrás.

El mercado da por hecho que a la puja acudirán Santander, Banco Sabadell, Popular y Kutxabank. El Banco de España decidió retomar la subasta de CatalunyaCaixa el pasado mes de noviembre, después de que el proceso anterior se suspendiera antes del verano ante las nuevas reformas financieras planteadas por el ministro de Economía, Luis de Guindos, y el rescate del sector acordado con Bruselas.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA