La reestructuración financiera llega a las cajas rurales

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Tras la reestructuración del sector de las cajas de ahorros, prácticamente completada a la espera de que las entidades involucradas lleguen a acuerdos con los sindicatos, le llega el turno a las cooperativas, y en concreto, a las denominadas cajas rurales. Hoy mismo, las cajas rurales de Ciudad Real, Albacete y Cuenca han llegado a un acuerdo para fusionarse.

La nueva entidad contará con 267 oficinas, 945 empleados, 364.218 clientes y 4.012 millones de euros de activos totales. La entidad resultante, que aún no tiene nombre, mantendrá los actuales puestos de trabajo y pretende empezar a operar en mayo de 2011, según ha informado el presidente de Caja Rural de Ciudad Real, Luis Díaz Zarco.

En una rueda de prensa en Toledo acompañado por el presidente de Caja Rural de Albacete, Higinio Olivares Sevilla, y el presidente de la Caja Rural de Cuenca, Carlos de la Sierra, Díaz Zarco ha asegurado que es una “fusión entre iguales” y ha recalcado que las tres cajas están “saneadas”. La sede central de la nueva entidad estará en Toledo, aunque no está previsto que se abran sucursales en esta provincia.

La nueva caja rural estará presidida por el propio Díaz Zarco, mientras que Higinio Olivares y Carlos de la Sierra serán copresidentes. El Consejo Rector estará formado por 16 miembros: cinco de cada caja más un consejero laboral elegido por los empleados. La Comisión Ejecutiva, por su parte, estará compuesta por seis personas, dos de cada caja.

Díaz Zarco ha indicado que ayer se reunieron con los representantes del Banco de España, quienes “han aceptado la fusión” y con el presidente del Gobierno de Castilla-La Mancha, José María Barreda, a quien informaron de los detalles de la operación. Durante la rueda de prensa, los presidentes han destacado que no se acudirá al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) debido a la buena salud financiera de la que gozan las tres entidades. Todo este proceso de fusión, han añadido, deberá ser refrendado por las asambleas generales de las tres cajas.

La reestructuración de las cajas rurales se produce después de que ya haya tomado cuerpo el nuevo mapa financiero de las cajas de ahorros. No obstante, aún quedan algunos flecos para cerrar la reconversión de las entidades de ahorro, tal y como ya señaló Javier Aríztegui, el presidente del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) en su comparecencia ante el Parlamento del pasado martes. A su juicio, las cajas de ahorros tienen por delante tres o cuatro meses hasta que se cierre la actual fase de su proceso de reestructuración, que incluye el acuerdo con los sindicatos y la aprobación de las asambleas, y será a partir de ese momento cuando podrán empezar a emitir cuotas participativas.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA